El Metro elevado es un gravísimo error: Bulnes

El arquitecto considera que los últimos proyectos de movilidad realizados en Monterrey son incómodos y afectan a la población.
Planes subterráneos son éxitos, pues brindan mayor protección a la ciudadanía, indicó.
Planes subterráneos son éxitos, pues brindan mayor protección a la ciudadanía, indicó. (Especial)

Monterrey

Diferentes obras viales buscan darle mayor fluidez al tráfico de vehículos y personas, pero los esfuerzos parecen destruir a la ciudad en lugar de embellecerla, considera el arquitecto Óscar Bulnes Valero.

Para el arquitecto, quien diseñó la Macroplaza y el Puente Atirantado, la construcción elevada de la Línea 3 del Metro así como el proyecto del Par Vial son obras que distan mucho de ofrecer comodidad al ciudadano, además de afectar directamente a los negocios.

Antes de recibir el reconocimiento a la Excelencia Profesional 2013, que entregó la Federación de Colegios Profesionales del estado de Nuevo León, el arquitecto criticó las obras de la Línea 3 del Metro, pues en el mundo es considerado "un fracaso" hacer un metro elevado, dijo.

Sobre el reconocimiento que recibió ayer en el Aula Magna del Colegio Civil Universitario, indicó que se trata de un reconocimiento que acepta con agrado después de los diversos trabajos que ha tenido para la ciudad, además de desempeñarse como secretario de Desarrollo Urbano para el Gobierno del Estado.

"Es el tiempo quien justifica las obras", dijo.

En el evento se entregaron reconocimientos a 21 personalidades del sector público y privado, en una ceremonia presidida por el presidente de la Federación de Colegios Profesionales del Estado de Nuevo León, Alejandro Martínez Padilla, y por el rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Jesús Áncer Rodríguez.

Una buena experiencia en construcción fue el metro subterráneo con sus siete estaciones en la Línea 2 de Metrorrey, considera el arquitecto.

Para Bulnes, está demostrado que hacer el paso del tren elevado a más de 14 metros no es cómodo para los usuarios, además de que afecta al comercio y a la zona residencial.

Los ejemplos son claros, expresa Bulnes, pues ahí están el caso de la colonia Mitras, la avenida Colón o recientemente el caso de San Nicolás donde "una vergüenza, una pena lo que hicieron con la avenida Universidad".

Hace unas semanas se dio el banderazo a la Línea 3 del Metro, que conectará desde el Hospital de Gine (por Félix U. Gómez) hasta el Hospital Metropolitano con el metro elevado.

"Es un gravísimo error para la ciudad (el metro elevado) después de tener un caso de éxito el metro subterráneo, donde hay mayor comodidad y protección al usuario, hoy es una pena volver a metros aéreos cuando está más que demostrado el fracaso de ellos", criticó.

Consideró que es urgente darle mayores opciones de movilidad a la ciudadanía, pero donde éstas sean de mayor comodidad y de acceso a personas con discapacidad y de la tercera edad. Incluso, cuestionó que una ciudad como Monterrey prefiera un metro incómodo pero barato a uno accesible con mayor costo.

"Es un mundo bizarro esta ciudad, en lugar de embellecerla parece que estamos intentando destruirla. Lo que se propone hacer en la Macroplaza, con un Disneylandia (sic) arriba de ella, afectando áreas verdes con edificaciones, creo que no debe de ser", sentenció.

El arquitecto también criticó al Par vial, principal proyecto de reconstrucción para la ciudad después del desbordamiento del río Santa Catarina a raíz del huracán Alex.

Si de dar mayor velocidad al auto se trata, el Par Vial es una solución, pero traerá consecuencias como el alejar al peatón de la zona y, como efecto dominó, la quiebra de los negocios, consideró el arquitecto.

"Yo no creo mucho en el Par Vial porque nosotros tenemos una retícula vial, de calles que van a un sentido a otro; los pares viales le pegan directamente al comercio, le pegan a la vida urbana, aumentan la velocidad de los autos y eso despeja al peatón de las calles. Un ejemplo es como destrozaron Calzada Madero", criticó Óscar Bulnes.