Medina presenta manual de conducta para funcionarios

El documento establece los lineamientos de los burócratas ante la sociedad y entre ellos mismos, además del uso de recursos públicos.
El mandatario sostuvo una reunión en el Palacio de Cantera.
El mandatario sostuvo una reunión en el Palacio de Cantera. (Raúl Palacios)

Monterrey

A casi un año de concluir su gubernatura, Rodrigo Medina de la Cruz publicó su propio Manual de Carreño, en la figura de un Código de Conducta para los Servidores Públicos del Poder Ejecutivo.

El documento, que entró en vigor desde el pasado fin de semana, establece como debe ser el comportamiento de los funcionarios en su relación con la sociedad, entre ellos mismos, y desde luego, con el uso de los recursos.

Así, cualquier servidor está obligado, según el manual de Medina, a contestar el teléfono de buena manera, y entre funcionarios están prohibidos los juegos o comentarios que impliquen carga sexual.

En total, el mandatario abarca 10 puntos dentro del documento, con reglas claras sobre el comportamiento que deben guardar todos los burócratas de su administración. Entre ellas, se encuentra el atender con eficiencia, cortesía y espíritu de servicio a los ciudadanos, eliminando toda actitud prepotente.

También los llama a abstenerse de aprovechar el cargo para obtener privilegios y gratificaciones, además de una prohibición específica para realizar proselitismo político o religioso.

Medina amonesta además sobre el uso de bienes asignados a los servidores públicos para fines personales o de terceros.

"Utilizar los bienes, instalaciones, recursos humanos y financieros únicamente para cumplir con su misión, con criterios de austeridad, de conformidad con las disposiciones legales aplicables", precisa el texto.

Evitar en todo momento conductas tales como acoso sexual, racismo y violencia, además de atender con amabilidad las llamadas telefónicas o visitas de ciudadanos son otras de las normas de conducta publicadas en el Periódico Oficial del Estado el pasado viernes.

"El presente Código de Conducta es de observancia obligatoria para todos los servidores públicos del Poder Ejecutivo del estado de Nuevo León", se refiere.

La responsabilidad de que todo lo estipulado en el manual se cumpla recaerá en la Contraloría estatal, a cargo de Gustavo Alarcón.

A pesar de ello, el Código no señala sanciones para los funcionarios que incumplan alguna de las normas y tampoco se establece si estas serán generadas a futuro por alguna instancia de la administración estatal.

En su exposición de motivos, Medina de la Cruz advierte que el motivo de este manual de buena conducta es evitar la corrupción entre los funcionarios, entre otras cosas.

"Prevenir prácticas de corrupción para impulsar la mejora de la calidad en la gestión pública, la calidad en los servicios y una mejoría en la actitud de los servidores públicos".

Del Manual de Carreño al Manual de Rodrigo

-Atender con eficiencia, cortesía y espíritu de servicio a los ciudadanos, eliminando toda actitud prepotente.

-Abstenerse de aprovechar el cargo para obtener privilegios, gratificaciones, ni hacer proselitismo político o religioso.

-No utilizar los bienes asignados para fines personales o de terceros.

-Evitar en todo momento conductas tales como acoso sexual, racismo y violencia.

-Atender con amabilidad las llamadas telefónicas o visitas de ciudadanos.