Convencida en conseguir la victoria

Sin dar nombres, Arellanes señala que se topó con panistas que sólo cuidan sus terruños y agrega que el reto para el PAN es la unidad.
Margarita Arellanes.
Margarita Arellanes. (Roberto Alanís)

Monterrey

Margarita Arellanes Cervantes no tiene un plan B para el domingo: "Yo estoy convencida de que voy a ganar". Así evita responder si está dispuesta a asumir una derrota en caso de que el voto de los panistas no la favorezca. No es una posibilidad en la agenda. Punto.

La alcaldesa con licencia de Monterrey, a quien hasta hace unos meses muchos consideraban la candidata natural del PAN a la gubernatura, rechaza que la competencia interna la desgaste y, por el contrario, asegura que arrojará un abanderado más fortalecido.

La expectativa de muchos, asegura, era que hubiera un proceso interno arreglado.

"Es una grata situación que se está presentando, que a lo mejor muchos no esperaban, pensaban que esto era una contienda arreglada, y por supuesto que no ha sido así, siempre hemos sido dos precandidatos".

A unas horas de cerrar oficialmente la etapa de precampañas, Arellanes evade ponerle nombre y apellido a las figuras dentro del partido con las que se ha enfrentado.

Aun así, asegura que en la etapa de precampaña ha encontrado grupos más interesados en mantener cotos de poder y posiciones para sus afines que en buscar la victoria en las elecciones.

"Para ellos es más válido únicamente cuidar su terruñito y no pensar en el resto, no nada más de Acción Nacional, sino el resto de Nuevo León, de los ciudadanos; tenemos que entender que el PAN no nos pertenece a los panistas, los panistas estamos para fortalecerlo, para cuidarlo, para llevarlo en cada uno de los procesos más nutrido de propuestas, pero a final de cuentas, al momento de que empieza la campaña constitucional, entregamos el partido a los ciudadanos.

"Es esa visión la que deben tener los panistas, no cuidar sus terruños, no sólo cuidar posiciones para sus cuates o para sus amigos", afirma.

Luego de la jornada de votación que tuvo el PAN el domingo pasado para definir candidatos a las alcaldías metropolitanas y diputaciones locales, se supo del distanciamiento de Arellanes con sus aliados, específicamente Zeferino Salgado, del grupo San Nicolás.

La precandidata panista evade hablar del tema, pero afirma que en sus recorridos por los municipios, además de encontrar olvido de parte de las autoridades, también encontró un partido dividido.

En ese sentido, afirma, uno de los retos del PAN para la elección de junio es la unidad.

"Me tocaba municipios donde llegaba y había dos eventos o tres eventos de distintos grupos, siempre busqué eliminar eso, que fuera un solo evento, los llamaba a trabajar en unidad y dejar atrás todo tipo de diferencia histórica".

La alcaldesa con licencia rechaza que la salida de militantes como Fernando Elizondo Barragán, Luis David Ortiz o Enrique Barrios sean una amenaza para el partido o desmotive a la militancia.

"Nuevo León tiene más broncas que la vida interna de un partido, hay que solucionar cualquier diferencia que se dé pero hay un bien mayor, y el bien mayor es el estado de Nuevo León".

Datos

-La alcaldesa con licencia asegura que saldrá un abanderado fortalecido de la contienda interna que finalizará el domingo.

-Menciona que hay militantes a los que sólo les interesa mantener sus cotos de poder para dar posiciones a sus amigos.

-Por otra parte, descarta que la renuncia de militantes como Fernando Canales o Luis David Ortiz afecten al PAN.