Margarita busca hacerse la víctima: Bailey

El dirigente estatal del PRI consideró que la alcaldesa de Monterrey tiene un afán protagónico al repartir desayunos escolares desde la calle.
El líder del tricolor, aquí con la regidora del PRI en Monterrey, Carlota Vargas.
El líder del tricolor, aquí con la regidora del PRI en Monterrey, Carlota Vargas. (Roberto Alanís)

Monterrey

La actitud que tomó la alcaldesa de Monterrey de repartir desayunos escolares en la calle, afuera de una escuela, y argumentar que la Secretaría de Educación le prohibió el acceso, tiene un afán protagónico, electorero, además de que busca hacerse la víctima, declaró el dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional, Eduardo Bailey.

Expresó que los alcaldes priistas, antes invadir otras esferas de Gobierno, primero establecen una comunicación con la Secretaría de Educación.

“Pareciera más bien un afán protagónico, un afán de proselitismo, de una vendetta política, de estar atrayendo reflectores haciéndose la víctima al tratar de repartir desayunos escolares afuera, en la calle de una escuela, es una actitud realmente protagónica con fines electorales.

“Lamentablemente, nuestra alcaldesa de Monterrey, y lo digo con todo respeto para la señora Margarita Arellanes, ve a los ciudadanos de Monterrey como electores, no como ciudadanos; ella está con una gran responsabilidad, debe entender que el mandato para el que fue electa es para gobernar una ciudad tan importante como es la capital de nuestro estado, Monterrey, y debe dedicarse y concentrarse en todas aquellas actividades y responsabilidades, como el mantenimiento de los parques públicos como el que tenemos aquí, que es evidente el descuido en el que se encuentra”, comentó.

El miércoles, ante la negativa que le dio la Secretaría de Educación para entregar desayunos escolares, la alcaldesa Margarita Arellanes repartió dicho apoyo a los alumnos de un jardín de niños, pero desde la calle.

El evento se realizó afuera del jardín de niños María Teresa Quiroz en el Barrio Estrella en la zona de Ciudad Solidaridad, donde la munícipe comentó que el reparto se hizo en plena vía pública porque la Secretaría de Educación le prohibió entrar a los planteles educativos para realizar esta actividad.

“Cada servidor público debe de conocer perfectamente cuáles son las esferas de su competencia. La alcaldesa tiene atribuciones específicas, marcadas por la Ley Orgánica de la Administración Pública, así como por la Constitución, en ella no se incluyen este tipo de servicios, sin embargo son bienvenidos, qué bueno que la señora esté preocupada por la niñez y por ayudar a los padres de familia en la alimentación de sus hijos, pero creo que para eso hay instancias que tienen esa responsabilidad.

“En este caso, existe una Secretaría de Educación Pública que tiene bajo su responsabilidad la educación y la atención y el apoyo a estos jóvenes para que tengan las condiciones necesarias a efecto que puedan tener un óptimo aprendizaje. Yo le recomendaría a la alcaldesa de Monterrey, si tiene tanta voluntad y le preocupan tanto los niños de Monterrey, que se coordine con la secretaria de Educación en el estado para que sea a través de la Secretaría de Educación Pública como puedan prestarse este tipo de servicios y otros más”, dijo Bailey.