Mantienen 'mano dura' con antros rebeldes

La Secretaria del Ayuntamiento de Monterrey Sandra Pámanes, se quejó que la autoridad judicial federal constantemente los favorece con amparos.

Monterrey

Tras la clausura del Bar El Catrín, realizada el fin de semana pasado por el Municipio de Monterrey, la Secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes declaró que la actuación en contra de este establecimiento se debe a que constantemente viola el horario de venta de alcohol, y a quejas de vecinos del sector.

La funcionaria se quejó de que a pesar de que el Municipio sanciona constantemente a los representante de este bar ubicado en el sur de la ciudad, la autoridad judicial federal, constantemente la favorece con amparos en contra del Ayuntamiento.

"En todo momento hemos actuado apegados a reglamento, en ningún momento vamos a hacer uso de alguna otra herramienta que tengamos a nuestro alcance, al contrario, lamentablemente también ha habido decisiones por parte de la autoridad judicial federal, en el que le ha concedido algunas suspensiones a nuestras actuaciones, algunos amparos, sin embargo esto no exime que nosotros como autoridad municipal podamos seguir realizando las inspecciones y exigiendo el cumplimiento del horario de cierre.

"La sociedad en general que habita los alrededores de este lugar, también han mostrado una inconformidad por la manera en que se ha venido desempeñando este lugar", expresó.

Aunque corrió la versión de que en lo que va del año son 30 los establecimientos que han sido clausurados por el Municipio de Monterrey, Pámanes comentó que no traía el número exacto.

"No te podría dar un número específico porque pueden ser de diferentes giros, sin embargo creo que hay algunos a los que les cuesta mucho trabajo el poder ajustarse a lo que marca la ley", dijo.