Mandatario: No sabía que el diputado era el dueño

 Rodríguez Calderón aseguró que el mencionado cierre no tiene ningún tinte político, y argumentó que el legislador del partido tricolor sufre de un "complejo".

Monterrey

Tras la polémica que se ha suscitado entre el Gobierno de Nuevo León y el Congreso del Estado debido a la clausura de un restaurante del diputado priista Marco Antonio González Valdez por parte de la Secretaría de Salud, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón aseguró que él no sabía que el mencionado negocio perteneciera al legislador.

"A mí me facultó el Estado, la gente que votó por mí, voto por mí para que aplicara la ley; no sabía yo que el diputado fuera el dueño de ese negocio, no sabía", recalcó Rodríguez Calderón.

Sin embargo, el mandatario estatal señaló que esta no era la primera vez que le clausuraban un restaurante al coordinador de la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI), e incluso aseguró que éste ya había utilizado sus influencias para reabrir el local el año pasado.

"En diciembre se clausuró un Pollo Loco y no dijo nada; en diciembre él habló, utilizando su influencia de diputado, para buscar que se lo abrieran", comentó el mandatario estatal.

Además, Rodríguez Calderón aseguró que el mencionado cierre no tiene ningún tinte político, y argumentó que el legislador del partido tricolor sufre de un "complejo".

"Hoy se vuelve a clausurar por razones sanitarias, no por razones políticas, eso es lo que hace el Gobierno.

"Creo que el diputado tiene complejo de persecución", declaró el jefe del Ejecutivo tras encabezar un evento del Instituto Estatal de la Juventud.