Magistrados de NL tendrán pensión de 'lujo'

Circulan entre comisiones del Congreso local dictamen con reforma a la Ley Orgánica del Poder JudicIal que además contempla beneficios para familias de ministros en caso de muerte.
El Pleno del Tribunal Superior de Justicia lo conforman 16 magistrados.
El Pleno del Tribunal Superior de Justicia lo conforman 16 magistrados. (Roberto Alanís/Archivo)

Monterrey

Además de ser los funcionarios mejor pagados de Nuevo León junto con el gobernador, los magistrados que integran el Tribunal Superior de Justicia del Estado podrían convertirse en los que cuentan con las mejores prestaciones.

Con un su salario actual de 149 mil pesos mensuales los magistrados del Poder Judicial estatal podrían amarrar una pensión vitalicia que rebasaría los 100 mil pesos mensuales.

Este jueves, las comisiones unidas de Legislación y Puntos Constitucionales y de Justicia y Seguridad Pública, analizarán una serie de reformas a la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado, donde destaca la modificación de los artículos 94 y 102, así como la adición de un artículo 10 Bis, para establecer un "haber por retiro" para aquellos magistrados que acumulen 20 años en su cargo.

Se trata de una pensión vitalicia a la que tendrán acceso los integrantes del Tribunal Superior de Justicia que acumulen dos periodos en el cargo.

Los magistrados son electos por el Pleno del Congreso del Estado para un periodo de 10 años, con opción a ser ratificados por un periodo posterior.

El dictamen que fue circulado este miércoles entre los diputados se establece un "haber por retiro" similar al establecido en la Constitución Federal para los Magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Esta pensión será del 100 por ciento de su salario durante su primer año de retiro, 90 por ciento durante el segundo, 80 por ciento para el tercer año y 70 por ciento de sus percepciones por el resto de sus vidas.

Es decir, si se tomara en cuenta su actual salario, los magistrados mantendrían la misma percepción de 149 mil pesos mensuales durante su primer año de retiro; bajaría a 134 mil pesos al segundo; luego a 119 mil durante el tercer año de su jubilación, y finalmente tendrían ingresos por 104 mil pesos mensuales por el resto de su vida.

La propuesta que fue hecha por los actuales magistrados del Poder Judicial del Estado.

"Al haberse retirado de su encargo tendrán derecho a un haber por retiro, el cual será al cien por ciento el primer año, al noventa por ciento el segundo año, al ochenta por ciento durante el tercer año, y durante el resto del tiempo al setenta por ciento del ingreso mensual que comprenda a los Magistrados en activo", se lee en el artículo 10 del dictamen que se votará hoy en comisiones.

Cuando los magistrados sean ratificados pero se retiren sin haber cumplido 20 años en el ejercicio del cargo, tendrán derecho a la remuneración proporcional al tiempo de su desempeño, de prosperar el proyecto.

La reforma además contempla también protección para las viudas e hijos de aquellos magistrados que mueran en el encargo, incluso ya retirados.

Según un artículo 10 Bis II, para el caso de fallecimiento de los magistrados ratificados, ya sea durante el ejercicio de su encargo o después de concluido este, su cónyuge e hijos tendrán derecho a una pensión equivalente a la remuneración mensual que debía corresponder al propio magistrado.

Los hijos tendrán el beneficio mientras subsista su derecho a percibir alimentos, conforme a la legislación aplicable, y el cónyuge perdería el beneficio al contraer matrimonio o entrar en concubinato.

La reforma implica que tras concluir su encargo como magistrados no podrán ocupar otros cargos en la función pública, a excepción del magisterio.

De ser aprobadas las reformas por parte de los diputados locales los primeros en gozar del nuevo beneficio serían el actual presidente del Tribunal Superior de Justicia, Gustavo Adolfo Guerrero, y el magistrado Carlos Emilio Arenas Bátiz, quienes concluyes sus 20 años en 2015.