Logra Margarita una “gran faena” en su Primer Informe

Con la presencia de personajes políticos de su mismo partido, contrincantes y ciudadanos, la alcaldesa de Monterrey comenzó "su trasteo" con lo que ofreció y cumplió, además de sus próximos planes.
La alcaldesa de Monterrey en su Primer Informe de Gobierno.
La alcaldesa de Monterrey en su Primer Informe de Gobierno. (Foto: Roberto Alanís)

Monterrey

Como en las grandes tardes de un torero, Margarita Arellanes le hizo una gran faena a su primer año de administración, "bañando" a sus "alternantes" del PRI y el PAN, a los que sorprendió con su señorío, su entrega, valor y dominio a sus adversarios.El ambiente ante el anuncio del Primer Informe de administración al frente de la alcaldía de Monterrey, provocó un lleno en el Teatro de la Ciudad, donde se acopló el escenario para el gran festejo.

Margarita hizo un brindis al veterano de los ruedos políticos, de la descendencia de Francisco I. Madero, Gustavo del mismo apellido, quien ocupó una "barrera" de primera fila al frente del "burladero" central del coso.

Por ahí, aunque no comulgan con la descendencia de los Maderos, ni con quienes apoderan a Margarita, hicieron acto de presencia por cortesía política taurina, los alcaldes de la "casa" contraria a la alcaldesa.

Estuvieron los de Escobedo, César Cavazos Caballero, quien haciendo honor a su apellido, eso fue lo que demostró a su rival en los escenarios políticos.

También, el alcalde de García, Jesús Hernández, lo mismo que los ediles albiazules, de San Pedro, Ugo Ruiz; de San Nicolás, Pedro Salgado y de Juárez, Rodolfo Ambriz.

El único ex gobernador que asistió fue Benjamín Clariond, del PRI, aunque a juzgar por el abrazo efusivo con Gustavo Madero, líder nacional del PAN, se advierte la buena relación que tiene uno y con otro.

Por el lleno que provocó este evento, la hora del festejo se corrió 30 minutos, con el previo permiso a la autoridad.

La alcaldesa aparece en la puerta para hacer el paseíllo, se desgranó la ovación, ella vestía y lucía muy bien un terno (traje sastre) color blanco, con adornos en oro.

Entre ovaciones, los tradicionales ¡Viva... Margarita!, partió plaza y su triunfo se advertía antes de quedarse sola en el ruedo y frente a su compromiso.

Por ahí, en la fila de los alcaldes de uno y otro partido, estuvo el flamante dirigente del PRI, Eduardo Bailey Elizondo, a quien le acaban de dar la "alternativa" sus padrinos César Camacho, líder nacional del tricolor y Rodrigo Medina.

La actuación de la alcaldesa fue corta, el tiempo reglamentario para la lidia de este su primer año de gestión y lo hizo cubriendo los "tres tercios" de la misma.

Comenzó su trasteo con lo que ofreció y cumplió, continuó con las acciones que emprendió para lograr una mejor ciudad y antes de concluir con la "suerte suprema", anunció lo que en su segundo año tiene programado.

Como dice el refrán que a lo bien toreado, le sigue lo mejor rematado, su final fue lo que garantizó su triunfo y la cosecha de los máximos "apéndices".

Dijo que... si se pudo llegar a donde está, puede arribar a donde sea, si se pudo, si se puede... y la plaza se cubrió de pañuelos blancos, solicitando todo para la triunfadora de la tarde que apenas empieza y espera durar ocho años en el primer nivel de las máximas figuras.