Líder de la CTM no traicionó al PRI: Eduardo Bailey

El priista señaló que "lo cortés no quita lo valiente", al opinar sobre la presencia de alcaldes panistas en la posada de esta central obrera adherida al tricolor.
El dirigente del Comité Estatal del PRI, Eduardo Bailey.
El dirigente del Comité Estatal del PRI, Eduardo Bailey. (Carlos A. Rangel )

Monterrey

Para el dirigente estatal del PRI, Eduardo Bailey Elizondo, el líder de la CTM, Ismael Flores Cantú, no incurrió en ningún error y menos en un acto de traición al invitar a la tradicional posada a algunos alcaldes del Partido Acción Nacional.

"Lo cortés no quita lo valiente", recalcó el líder priista con referencia a ese tema.

Aunque algunos de los ex dirigentes del instituto político se solidarizaron con esta opinión, otros expresaron que "como que se pintó de azul" esa central obrera.

Bailey Elizondo, quien acudió al evento y saludó con amabilidad a la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, y al edil de San Nicolás, Pedro Salgado Almaguer, destacó que sí se justificó la presencia de los militantes del PAN.

"Por las características de la CTM y sus responsabilidades, en cuanto a la representación sindical entre los distintos segmentos y sectores laborales, tiene la obligación de mantener una relación adecuada con las autoridades independientemente del partido político al que pertenecen", precisó.

Eduardo Bailey sostuvo que la CTM tiene trabajadores con los que hay una representación y la necesidad de mantener una buena relación con las autoridades de gobierno, sean alcaldes, el propio gobernador y la clase empresarial.

"En este contexto, la identidad en cuanto afiliación partidista y la ideología no hay ninguna duda porque la CTM es un eslabón del PRI como sector, en cuanto a la composición de las distintas fuerzas políticas", enfatizó.

Dijo que darle un trato digno como anfitrión a los invitados que son autoridades, no le quita lo priista a la CTM y menos al dirigente Ismael Flores Cantú.