Parques y plazas, los más afectados con 'privatización'

Los habitantes de los 'islotes' que se han formado en el interior de los fraccionamientos se enfrentan a problemas que podrían llegar incluso a los tribunales, debido al hermetismo con que viven ...
Las áreas verdes han quedado detrás de bardas y cercas, lo que impide el acceso para todos.
Las áreas verdes han quedado detrás de bardas y cercas, lo que impide el acceso para todos. (Raúl Palacios)

Monterrey

La falta de una ley que regulara el cierre de colonias en la zona metropolitana de Monterrey provocó que decenas de colonos se organizaran y tomaran acciones sin el aval de los municipios y durante años provocaran la privatización de cientos de espacios públicos, en su mayoría, para impedir el acceso de habitantes de colonias populares contiguas.

En un recorrido realizado este martes por MILENIO Monterrey se pudo constatar las problemáticas que trae consigo el cierre de las colonias en diferentes municipios de la zona metropolitana, donde los más perjudicados son las plazas y parques públicos.

Muestra de ello es el fraccionamiento Mirador de la Sierra, en donde hace aproximadamente tres años, los vecinos decidieron poner plumas y cadenas para impedir el acceso a habitantes de colonias aledañas, como la colonia Vivienda Popular.

Actualmente los vecinos decidieron instalar barandales para cerrar por completo el acceso a la colonia, lo cual está en proceso.

Lo curioso del caso es que al interior de la misma colonia, vecinos de dos calles: Villa de la Silla y Villa Laguna, decidieron "incrementar su nivel de seguridad" y se aislaron de sus vecinos, colocando barandales en cada esquina de la cuadra, creando dos islotes en el interior de la colonia.

Las consecuencias de esto fue el aislamiento de un parque público ubicado en el interior de la colonia y que quedó encerrado dentro de estas dos calles que decidieron amurallar sus esquinas.

Ahora el resto de la colonia, tiene que acceder al parque público, solamente a pie, y por la calle Villa Ocampo, donde una pequeña reja permite el acceso a un abandonado parque público con cancha de basquetbol, vegetación, bancas y resbaladeros.

Quienes no tienen ese privilegio son los niños de la colonia Vivienda Popular, que sólo pudieron observar cómo el parque público era privatizado y ahora tienen que jugar en la calle, como este medio pudo constatar este martes, pues no cuentan con llave para abrir los candados de los altos portones de metal.

También en Guadalupe se encuentran los diferentes sectores de Mirador de la Silla, entre ellos Jardines, donde tras una ola de asaltos, los vecinos decidieron cerrar sus calles con barandales.

Uno de los vecinos, a quien identificaremos como "Héctor", pues prefirió no dar su nombre, explicó que fue hace tres o cuatro años cuando se tomó la acción, pero a diferencia de los casos anteriores, aquí sí hubo permiso de la autoridad municipal.

"Nos organizamos y hablamos con la alcaldesa Ivonne Álvarez, quien nos ofrecía incluso material como ladrillos para cerrar las calles, pero en la Dirección de Participación Ciudadana nos dijeron que si poníamos ladrillos, la tirarían, por eso decidimos poner los barandales...

"Nosotros contamos con cartas selladas del municipio y el permiso de Protección Civil, que sólo nos pidió que los barandales no estuvieron completamente cerradas, sino que se pudieran abrir para la salida de los vecinos en caso de una emergencia, o la entrada de los cuerpos de auxilio", explicó.

Al poniente de Monterrey, en la colonia Cumbres Elite, la situación es aún más grave, y amenaza con llegar a los tribunales, por la posible presentación de amparos, que vecinos de esta colonia pretender interponer contra el cierre del segundo sector de esta zona residencial.

Y es que la colonia se divide en tres sectores, con 365 habitantes en total y una sola mesa directiva, la cual no había estado de acuerdo en los cierres de ciertas calles del segundo sector, precisamente porque dentro de esta división está el parque público.

La situación se agravó cuando vecinos del citado sector desconocieron a la junta vecinal, realizaron su propia organización y cerraron con maceteros las calles Cumbres de Aconcagua y Cumbres de la Sierra, y ahora buscan la instalación de plumas en la calle principal de la colonia: Cumbres del Himalaya.

Los espacios

-Habitantes de la colonia Cumbres Elite enfrentan una situación que podría llegar a los tribunales, ante el descontento de los vecinos por la privatización de una plaza que se ubica en el interior del fraccionamiento.

-Vecinos de la colonia Mirador de la Sierra instalaron plumas y cadenas hace tres años como medida de seguridad, actualmente buscan colocar una barda.