Larrazabal defiende su gestión en Monterrey

El ex alcalde presentó documentos para desmentir el reporte de la Auditoría Superior del Estado de Nuevo León sobre cuenta pública.
Fernando Larrazabal Bretón.
Fernando Larrazabal Bretón. (Archivo)

Monterrey

El ex alcalde de Monterrey, Fernando Larrazabal Bretón, defendió ayer su ejercicio como alcalde y de las presuntas irregularidades detectadas en la cuenta pública 2012 de Monterrey, al argumentar que 24.7 millones de los 26 que la Auditoría Superior del Estado de Nuevo León (ASENL) reportó como anomalías entre 2009 y 2012, fueron por concepto del pago de 2 por ciento sobre nóminas realizado a la Tesorería General del Estado, que ni siquiera se pide que se reintegre, sino se elabore un oficio con el registro de movimientos de los pagos por parte de la Tesorería estatal.

Con documentación en mano, Larrazabal Bretón leyó el resultado de la auditoría, que no establece ni daño patrimonial ni reintegro de algún monto, a menos que el fallo de algún procedimiento de responsabilidad lo establezca.

“El estado de ingresos y egresos que integra la cuenta pública del municipio de la ciudad de Monterrey, presenta razonablemente en todos los aspectos importantes los ingresos y egresos del municipio por el periodo comprendido del 1 de enero al 31 de diciembre del 2012”, leyó sobre el dictamen elaborado por el auditor Sergio Marenco, fechado el pasado 15 de octubre.

“Nada más nos quedan un millón 359 mil pesos y éstos están en el rubro de probables recuperaciones, y se va iniciar un proceso de fincamiento de responsabilidad para determinar si es o no responsable o si tiene que reintegrar dicho monto”, indicó.

Respecto a un viaje al Distrito Federal hecho por el encargado del despacho Jaime Bazaldúa, Felipe de Jesús Villar, ex coordinador de Programas Estratégicos, y Oswaldo Cervantes, titular de Planeación y Comunicación, Larrazabal comprobó con la factura número A 2505, del 12 de agosto del año pasado, que los viáticos fueron 20 mil 460 pesos, no 70 mil.

En cuanto a que se dejó de cobrar como contraprestación 370 mil pesos mensuales a Garages y Talleres, afirmó que se acreditó que nunca se dejó de captar el monto y se solventó al término del dictamen. Del contrato por servicios de recepción de pagos celebrado con Afirme, con un costo anual de 1.9 millones de pesos sin licitación, refirió que fue aprobado por el Cabildo, cuya acta se entregó al auditor, donde se explica que es para recibir los pagos de los contribuyentes en las propias instalaciones.

El destino de 8.8 millones de pesos en cheques a nombre del sindicato de trabajadores municipales, dijo que el gremio reservó la documentación, no el municipio, y sin embargo, no fue incluida como falla u observación.