Dulce y sensual

La primera vez de Lana del Rey en Monterrey resultó hipnotizante anoche en Cintermex.

Monterrey

Una noche hipnotizante fue la que ofreció la cantante neoyorquina Lana del Rey que por primera vez se presentó en la ciudad de Monterrey.

La sala F de Cintermex se transformó en un auditorio, donde miles de fanáticos disfrutaran del tour.

Una hora con 15 minutos y un total de 14 canciones fueron suficientes para que los presentes disfrutarán de un show que habían esperado por varios años.

A pesar de que se había asegurado que el show comenzaría puntualmente a las 21:00 no fue sino hasta que el reloj marcó las 21:30 cuando los músicos tomaron su lugar para comenzar a interpretar "Cruel world", seguido por un ensordecedor grito que anunciaba la llegada de la estrella de la noche.

Lana decidió lucir más recatada para su concierto en Monterrey; contrario a su atrevido vestuario en la Ciudad de México anoche salió al escenario con un sensual vestido celeste con muchas transparencias.

La interacción con los fanáticos fue tal que decidió bajar del escenario al término de su primer tema para saludar a los que se encontraban en la primera fila pegados a la barricada de seguridad.

"Cola" y "Body Electric" fueron las canciones seleccionadas por la cantante para seguir con la velada, mientras el público ovacionaba cada tema que interpretaba.

Para su primera presentación en la ciudad de Monterrey, Lana del Rey presentó una sencilla producción que bastó de luces robóticas, una gigantesca pantalla central y cuatro músicos sobre la tarima que se convirtió en el marco perfecto para que todas las personas que se encontraban en el lugar disfrutaran de una gran velada.

"Blue jeans", "West Cost", "Born to die" siguieron en la lista, pero fue hasta "Ultraviolence" cuando el público acompañó a la cantante, desgarrando sus gargantas.

Su sencillez y atención a los fanáticos se dejó sentir en varias ocasiones durante el concierto, en donde bajaba del escenario para tomarse selfies con los presentes, autografiado algunos discos.

"Old Money" al piano le lució perfecta después vinieron "Carmen", "Summertimes sadness" en la lista de 14 canciones con las cuales complació a sus seguidores que enloquecían con cada tema. Lana se apoderó de sus sentidos, llevándolos de la locura a la tranquilidad con sus diversos temas.

El sonido de "Ride" marcó el inicio del final. Despues vinieron "Video games" y "National anthem", con las que Lana se despidió a su muy peculiar estilo, sin regresar ante la insistente; 'otra, otra, otra' del público, que finalmente se fue satisfecho con lo ofrecido.