Justicia y salud, los retos de NL en atención a comunidad indígena

La salud y la justicia son dos de los ámbitos más complejos y más difíciles donde las personas indígenas no se pueden desenvolver en el idioma dominante.

Monterrey

Según José Cerda Cepeda, responsable de la oficina de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas en Nuevo León (CDI), la salud y la justicia son dos de las áreas donde la autoridad tiene mucho trabajo por realizar, sobre todo, por el hecho de que en la mayoría de los casos las personas indígenas no reciben, como marca la ley, la asistencia de un traductor o intérprete.

"La salud y la justicia son dos de los ámbitos más complejos y más difíciles donde las personas indígenas no se pueden desenvolver en el idioma dominante, en el español, que es en el que comúnmente se prestan los servicios, se imparte la justicia, o se da la educación.

"Y cuando ellos se enfrentan a esta realidad, no están suficientemente preparados a veces, entonces del apoyo de un traductor o interprete depende que la persona sea atendida o tenga acceso a la justicia de manera justa, porque en el proceso pueden violentarse sus derechos, o puede incluso estar siendo acusado de manera injusta y perderá su libertad si no es apoyada debidamente", señaló el especialista.

Debido a ello es que en la CDI reciben muchos casos donde no se prestó esa asistencia y la persona indígena, debido al desconocimiento, en general de sus derechos, pierde sus beneficios.

"Tenemos muchos casos de personas indígenas que no fueron asistidas por el traductor como lo marca la ley; en la mayoría de los casos los indígenas no son asistidos por el traductor o intérprete.

"Primero, porque los ministerios públicos desconocen muchas veces de los beneficios que tienen las personas de origen indígena; los jueces, por supuesto, también; los defensores de oficio de la defensoría del Estado también a veces desconocen estas posibilidades y por lo mismo no hay quien le diga al indígena que está procesado que puede recurrir a este beneficio", puntualizó Cerda Cepeda.

Cabe destacar que la ley marca que el traductor o intérprete que asista a una persona indígena en un tema de justicia o salud, no sólo debe hablar su lengua sino conocer su cultura.

"Toda persona de origen indígena que sea parte de un proceso legal tiene el derecho a ser asistido por un traductor o intérprete, así lo dice la ley, que hable su lengua y conozca su cultura... si no conoce su cultura entonces no podrá interpretar debidamente", precisó.

Sin duda un tema pendiente como señala el especialista, es el referente a la formación y capacitación de estos traductores misma que no se realiza o no se ve reflejada en la entidad.