Juez declara presos a dos acusados por masacre en Cereso

David Alejandro Rico Pérez y Manuel Mendoza Rojo están recluidos en el mismo centro penal de Apodaca.

Monterrey

Aunque los primeros dos acusados por su presunta participación en la masacre de 43 reos del Cereso de Apodaca negaron ser responsables de los hechos y argumentaron haber sido víctimas de tortura, fueron declarados formalmente presos por la juez tercero penal de San Nicolás de los Garza.

David Alejandro Rico Pérez y Manuel Mendoza Rojo, quienes se encuentran recluidos en el mismo centro penitenciario, fueron notificados este jueves de la situación jurídica, en la que los consideraron presuntos responsables del delito de homicidio calificado.

Rico Rojo y su coacusado fueron identificados por testigos de la masacre y por imágenes que captaron las cámaras de circuito cerrado del reclusorio.

En los videos que recabó la Procuraduría de Justicia en el estado también aparecen las imágenes de los hermanos Jesús y Jonathan Jesús Guerrero Hernández.

Pero, ellos no han sido notificados de la orden de aprehensión que les giró la juzgadora, porque después de la masacre ocurrida la madrugada del 19 de febrero, fueron trasladados al Cepreso de Monclova, Coahuila, donde están a disposición de jueces de Nuevo León, por otros delitos.

Antes de resolver la situación jurídica de los primeros dos detenidos, la juzgadora les recabó su declaración preparatoria, pero en esa diligencia que se celebró en el reclusorio, los acusados argumentaron haber sido víctimas de tortura por parte de los investigadores.

Aseguraron que el día de los hechos se encontraban encerrados en el ambulatorio Delta, el cual está asignado a los internos de alta peligrosidad que son enviados al lugar.

Trascendió que con esta nueva causa criminal, Manuel Mendoza Roja acumula tres por diversos delitos, entre esas, una por el asesinato de dos reclusos del mismo Cereso, a quienes victimó en el 2011.

Por ese doble homicidio, Mendoza Rojo recibió en agosto del 2012 una sentencia de 17 años y seis meses.

Pero, por recomendación de su defensor oficial apeló y los magistrados de una sala del Tribunal Superior de Justicia l disminuyeron la sentencia a seis años.

Aunque la cifra oficial de reos masacrados es de 44, los dos acusados son procesados por la muerte de 43, de acuerdo a su expediente.