Judas a su máxima potencia

La banda británica Judas Priest no puso restricciones a su gran noche metalera en el Auditorio Banamex, en donde miles de fans soltaron sus riendas.
Judas Priest impuso su dominio entre sus fans de hueso colorado que nunca pararon de cantar.
Judas Priest impuso su dominio entre sus fans de hueso colorado que nunca pararon de cantar. (Jorge López)

Monterrey

A su máxima potencia.

Para los fanáticos del heavy metal no existen restricciones cuando se trata de disfrutar en vivo de una banda legendaria, eso quedó más que demostrado por miles de regios que la noche de este lunes acudieron al concierto de Judas Priest en el Auditorio Banamex.

La descarga musical de la banda británica inició al filo de las 22:32 con los acordes del tema "Dragonaut", pieza que está incluida en su más reciente producción "Redeemer of souls", que lanzaron en el 2014 y que es motivo de su actual gira por el mundo.

De este disco Judas Priest incluyó además otras canciones como "Halls of valhalla", "Redeemer of souls" y "March of the damned", aunque sin duda las más esperadas y celebradas durante la noche fueron clásicos como "Metal gods", "Love bites", "Breaking the law", "Electric eye" y por supuesto "Painkiller".

Rob Halford, quien apareció apoyado de un bastón, lució sus habituales chamarras y gabardinas de cuero, que más tarde aventó debido al intenso calor en el recinto. El cantante reafirmó su cariño por los fanáticos mexicanos.

"Estoy en una ciudad hermosa, muchas gracias, redimamos nuestras almas esta noche", dijo Rob Halford, quien para satisfacer a los miles de amantes del género estuvo acompañado en el escenario por Glenn Tipton, Richie Faulkner, Ian Hill y Scott Travis.

En el lugar, el área de beyond fue desmantelada, teniendo la oportunidad los asistentes de estar de pie y más cerca del escenario mismo que lució varias pantallas LED donde se transmitieron imágenes referentes a las canciones donde se representaron llamas, rayos y hasta dragones.

Durante poco más de dos horas, los fanáticos de la banda no dejaron que el ánimo en el concierto decayera, al no dejar de cantar con el vocalista o gritar: "Judas, Judas..." en diversas ocasiones de la velada.

La banda Agora fue la encargada de preparar a los asistentes para la llegada de los enigmáticos británicos, quienes reunieron a un público donde se apreció todo tipo de gente desde niños, adolescentes y adultos; caballeros presumiendo largas melenas, playeras negras alusivas al grupo, tatuajes además de mujeres en short, botas de plataforma y peinados inspirados en los años 80 fue el común denominador entre los presentes.