Intercambio sería ilegal, opina la Fedeco

"Imagínate pasarte esa firma, no sé cómo salió adelante", señaló Gilberto marcos.

Monterrey

La permuta realizada hace tres años durante la administración de Mauricio Fernández Garza de un terreno donde la familia del ex alcalde es dueña continúa en polémica y se cuestiona la legalidad de la operación.

La Ley de Desarrollo Urbano del Estado y el Reglamento de Zonificación y Usos del Suelo Municipal de San Pedro Garza García establece que deben concederse los usos de suelo y lineamientos urbanísticos vía la realización de convenios, que requiere la firma conjunta del alcalde y el síndico segundo del Ayuntamiento, como representación legal que se ejerce conjuntamente.

El 31 de marzo de 2011, se celebró el convenio entre Alfa SAB de CV y Fernández Garza, pero sin firma del síndico Hiram de León. La transferencia anticipada de cesión de áreas urbanísticas de un desarrollo a otro, al pasar áreas que serían cedidas a este municipio con motivo del Proyecto Carrizalejo, además del destino de las áreas cedidas, (ya que deben ser utilizadas para área verde, parques, plazas y similares y no para un cuartel de seguridad) es cuestionada por Gilberto Marcos Handal.

El presidente de la Fedeco considera que el municipio de San Pedro debe detener las operaciones o permutas como la realizada por Fernández Garza de terrenos del Alfa por uno de la avenida Gustavo Díaz Ordaz cuando no llevan firmas del síndico.

"La otra es que era el alcalde Mauricio Fernández, que hace un traslado de área verde de esta naturaleza siendo accionista e hijo de accionista y hermano de accionistas de Grupo Alfa, imagínate pasarte esa firma; no sé cómo salió adelante, porque Hiram de León no firmó e igual pasó con el caso de lesividad del Walmart, donde tampoco firmó y no sé por qué no firmó.

"Es muy valioso que un síndico cumpla con su papel: 'No firmo porque no se vale, porque es ilegal, porque hay favoritismo, porque hay nepotismo'. Lo lamentable es que estas cosas no se difundan grandemente, hay que llamar la atención para que estas cosas no prosperen cuando hay una negativa de éstas", cuestionó.

El 31 de marzo del 2011 se celebró un convenio entre el entonces alcalde y Grupo Alfa condicionado a que el municipio recibiera un área municipal como compensación de lo que le correspondía por el Proyecto Carrizalejo y para la construcción del C4, así como para campos deportivos municipales.

En el convenio se acordó que la familia Garza Sada, de Alfa –en la que participa como accionista Fernández, conservará los 11 mil 374 metros de las 13 hectáreas del terreno de Carrizalejo permutando 39 mil metros de Díaz Ordaz.

Tras un litigio, el municipio canceló el 22 de octubre de 2013 el contrato con Dycusa para hacer el edificio de seguridad mediante una indemnización de 20 millones de pesos a cargo del municipio.