Identifican 8 cuerpos hallados en 2012 en Cadereyta

Los migrantes hondureños fueron asesinados en mayo del año pasado y sus cadáveres se abandonaron en la caja de un camión de carga. 
En la fosa clandestina localizada en Cadereyta, Nuevo León, había 49 restos humanos.
En la fosa clandestina localizada en Cadereyta, Nuevo León, había 49 restos humanos. (Milenio (Archivo))

Monterrey

La Procuraduría General de la República (PGR) y un equipo argentino de antropología forense entregaron resultados a los familiares de ocho migrantes que se encontraban entre los 49 muertos hallados en mayo de 2012 en Cadereyta, Nuevo León.

En un comunicado, explicó que en el marco del convenio para identificar los restos localizado en San Fernando, Tamaulipas, y en Cadereyta, Nuevo León, se proporcionó información a las familias de ocho migrantes de origen hondureño, que fueron víctimas de la delincuencia organizada.

La dependencia especificó que se entregó con la colaboración de autoridades consulares de México y Honduras, la notificación de identificación y los resultados de los dictámenes periciales a los familiares.

En la acción, abundó, también participó personal de la PGR en Centroamérica, el equipo argentino e integrantes de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, así como del Comité de Familiares de Migrantes de El Progreso.

Durante los trabajos se implementó una metodología que permitió el intercambio y cruce de información forense, así como la aplicación de protocolos de cadena de custodia para la elaboración de los dictámenes multidisciplinarios de identificación.

El subprocurador de Derechos Humanos, Prevención de Delitos y Servicios a la Comunidad, Ricardo García Cervantes, señaló que con el reconocimiento de los familiares de las víctimas en su derecho a saber, el equipo explicó ampliamente el proceso de identificación de los ocho ciudadanos hondureños que perdieron la vida en el país.

García Cervantes expuso que en las próximas semanas se darán a conocer nuevos resultados sobre la identificación de los cuerpos de los migrantes asesinados en dichos estados de la República, donde el crimen organizado sometió a muchos grupos que pretendían cruzar a Estados Unidos.