Hallazgos óseos de 1846 serán analizados en EU

Los restos fueron localizados en un predio de la calle Héroes del 47.
El consulado estadunidense mostró interés en el rescate de las osamentas, efectuado en 2011.
El consulado estadunidense mostró interés en el rescate de las osamentas, efectuado en 2011. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

En seis meses, la identidad de los restos óseos desenterrados en un predio ubicado en las calles Héroes del 47 y Washington se sabrá a detalle.

Elementos de las fuerzas armadas de Estados Unidos se encuentran en la ciudad para tomar muestras de los restos humanos descubiertos hace tres años en dicho sitio, y que se cree pertenecen a las tropas norteamericanas que invadieron Monterrey en 1846.

La comitiva está compuesta por generales, patólogos, médicos especialistas forenses y antropólogos físicos, quienes tomarán pequeñas muestras de hueso así como dientes para someterlos a diversos análisis en la base de la fuerza aérea en Delaware.

Los estudios incluyen análisis de isótopos estables ADN mitocondrial y ADN nuclear, que entre otros detalles darán luz sobre la identidad de los personajes, de qué región provinieron y su edad.

Elsa Rodríguez García, delegada del Centro Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Nuevo León, indicó que los especialistas no se llevarán los restos óseos sino sólo "pequeñas muestras".

Agregó que desde la Ciudad de México se elaborará un trámite especial de repatriación con Estados Unidos, si se confirma la ascendencia de los restos.

"Este material está registrado en el Instituto y la propiedad la tiene el Estado", expuso la delegada.

Esta clase de estudios no se habían hecho por ser costosos, además porque pocos laboratorios en México pueden hacerlos.

Historia de un rescate

Desde 1996 han aparecido restos óseos en los terrenos cercanos al Paseo Santa Lucía entre las calles de Félix U. Gómez y Héroes del 47 siguiendo por la calle Washington. Toda esta zona fue marco de la batalla entre mexicanos y norteamericanos en septiembre de 1846.

En el 2011 se realizó el rescate más destacado al recuperarse más de 10 osamentas completas, presuntamente de soldados norteamericanos.

Tras el hallazgo el consulado norteamericano mostró interés en estudiar los huesos para determinar si pertenecieron a norteamericanos, y de confirmarse buscarían repatriar los restos.

La arqueóloga Araceli Rivera Estrada ha estado presente en la mayoría de los rescates. Recordó que hace algunos años el antropólogo físico Jesús Velasco determinó que las osamentas "no pertenecían a mexicanos".

"Son cráneos muy distintos a los nuestros, son huesos muy largos y la asociación de ciertas evidencias (..) están la botonaduras, restos de sus botas, insignias militares muy desgastadas. Más hacia el sur encontramos una fosa común que ahí sí pertenecía a los mexicanos", refirió la arqueóloga.

Durante la semana los especialistas de Estados Unidos y mexicanos evaluarán de qué huesos se tomarán las muestras –que son piezas milimétricas- para llevárselas el fin de semana.

Los resultados estarían en seis o siete meses y conforme a los resultados se evaluará con la oficina del INAH México cómo se desarrollará el convenio de colaboración binacional.

En este caso México también podrá pedir a las autoridades de Estados Unidos traer vuelta material en el marco de dicho convenio.

"Podríamos solicitar para que nos ayuden con pruebas para fechamientos, porque aquí son muy caros. También te pueden apoyar con herramientas o literatura, ya se verá qué es lo más conveniente", mencionó Elsa Rodríguez García.

Sin novedad en el Metro

Los trabajos subterráneos en la zona del Barrio Antiguo por las obras de la Línea 3 del Metro no han arrojado ningún hallazgo arqueológico hasta la fecha.

Sin embargo ahora que las excavaciones comiencen en la zona de Washington y Félix U. Gómez se tendrá mayor atención al considerarse una zona importante por la batalla que ahí se suscitó.

"No se ha encontrado nada sustancial en el Barrio Antiguo. Es muy probable que todavía haya más restos ahí (Washington y Félix U. Gómez)".

Adelantó que cuando los trabajos de la Línea 3 del Metro lleguen a esa zona se pondrá mayor énfasis a la vigilancia por parte de los arqueólogos.

Los detalles

-El rescate de restos óseos, pertenecientes a combatientes de la batalla de 1846, mexicanos y estadunidenses, en la zona del Paseo Santa Lucía, se llevó a cabo en 2011.

-El análisis de las muestras de estas osamentas podría tardar entre seis y siete meses, en caso de confirmar que son estadunidenses se llevaría a cabo un trámite de repatriación.

-Entre la comitiva que llegó a la ciudad por las muestras se encuentran generales, médicos especialistas forenses, antropólogos físicos y patólogos que llevarán los restos a Delaware.