Hallan sin vida a ganadero plagiado en Linares

La víctima había sido secuestrado desde el 26 de noviembre y sus captores pedían un millón de dólares por el rescate.
El cuerpo del ganadero fue localizado en el interior de sus propiedad.
El cuerpo del ganadero fue localizado en el interior de sus propiedad. (Especial)

Linares

Un ganadero de la tercera edad, que había sido privado de su libertad desde el mes de noviembre y por quien pedían un rescate de un millón de dólares, fue encontrado sepultado dentro su mismo rancho ubicado en la sierra de Linares.

Aunque la información se maneja con hermetismo, una fuente allegada a las investigaciones, indicó que el caso ya era investigado por el grupo antisecuestros de la AEI, quienes apoyados por elementos del Ejército realizaron un operativo el miércoles por la noche.

De acuerdo a la fuente, la concentración de los elementos policiacos fue la cabecera de Hualahuises y luego de tomar algunas medidas, partieron rumbo al sur de este municipio y 'peinaron' varias rancherías desde la comunidad Cangrejo hasta la Sevadilla, de Linares.

Supuestamente durante este operativo detuvieron tres sujetos, quienes confesaron participar en el secuestro del ganadero identificado como Juan Platas, de 75 años de edad.

Durante el interrogatorio dijeron que el señor se les había muerto y que decidieron enterrarlo muy cerca de la casa de donde lo habían sacado a punta de pistola.

Ayer cerca de las 13:00 horas, los sujetos indicaron el lugar exacto donde sepultaron a la víctima a quien habían metido en una bolsa negra.

Al realizar sus labores de investigación, personal de la Procuraduría comenzó a escarbar y encontraron dicha bolsa y dentro de ésta los restos humanos en estado de descomposición.

De acuerdo a las investigaciones, el ganadero, quien es propietario del rancho San Mateo, el cual tiene una extensión de 100 hectáreas, fue secuestrado el pasado 26 de noviembre, cuando se encontraba en el interior de una cabaña grande.

Ese día por la noche llegaron cuatro sujetos encapuchados portando armas de grueso calibre y lo sacaron de la propiedad y se lo llevaron en una camioneta Silverado 2002, propiedad del ganadero, la cual fue encontrada abandonada al siguiente día en una brecha cercana del rancho.

El testigo del hecho fue el capataz, quien dio aviso a los familiares, pero como los delincuentes contactaron vía celular a uno de los hijos, le pidieron que no hablara a la policía, para entregarlo sano y salvo.

Después los delincuentes pidieron la cantidad de un millón de dólares por el rescate, esto porque los delincuentes sabían que el ganadero tenía hijos en Estados Unidos dueños de constructoras y fraccionamientos y tenían la manera de conseguir el dinero.

Pasaron varios días y la familia reunió la cantidad solicitada y fue cuando contactaron vía celular a los secuestradores, pero como requisito para entregar el dinero, pedían platicar vía celular con su padre.

Lo anterior, porque Don Juan Platas era diabético y padecía de problemas cardiacos por lo que llevaba un tratamiento médico diario y si dejaba días sin tomar las pastillas podría morir.

Sin embargo, los delincuentes no cumplieron con la petición de la familia y jamás se volvieron comunicar.

Fue en la primera quincena de diciembre cuando los afectados presentaron la denuncia ante la Procuraduría de Justicia y el grupo antisecuestros se avocó a las indagaciones.

El primer lugar en revisar fue la cabaña, donde detectaron que había cámaras de circuito cerrado, pero extrañamente ese día no estaban encendidas.

Con el avance de las investigaciones lograron detener a una persona relacionada en el caso y éste les marcó la pauta para ubicar a los otros delincuentes en algunas rancherías alejadas de la cabecera municipal de Linares.

Aunque oficialmente no se confirmó nada, trascendió que en ese operativo detuvieron a otros dos implicados, pues el otro al parecer se dio cuenta de la presencia policiaca y logró darse a la fuga.

Durante varias horas peritos de la PGJE realizaron las investigaciones de campo, mientras que los restos humanos fueron llevados al Servicio Médico Forense para realizar la autopsia y establecer las causas de la muerte.

Además de realizar las pruebas de ADN para confirmar que el cadáver es el del ganadero Juan Platas.