Hábitos de lectura en NL, una incógnita estadística

En el día de la inauguración de la Feria Internacional del Libro Monterrey 2013, la UANL, el Tec y Conarte coinciden en la importancia de conocer tendencias y gustos de los lectores.

Monterrey

Para saber cuáles son los hábitos de lectura de los nuevoleoneses, una de las principales referencias es la Encuesta nacional de hábitos, prácticas y consumo culturales elaborada por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) en 2010... y hasta ahí.

Por el contrario, en la entidad no hay un estudio puntual que hable sobre el comportamiento de sus habitantes en torno al hábito de la lectura.

Es a partir del trabajo del Conaculta (con mil encuestados por estado) donde conocemos que 83.89 por ciento no ha comprado ningún libro en el último año que no tenga relación con sus estudios o trabajo; o que los libros de superación personal son los más requeridos entre quienes sí leen, por citar un par de ejemplos.

En el Consejo para la Cultura y las Artes del Estado (Conarte) se reconoce que la encuesta de Conaculta es el termómetro más formal cuando se quiere saber sobre los hábitos de lectura en Nuevo León.

Al respecto, en la Dirección de Publicaciones de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) se entiende la necesidad de conocer los gustos lectores de los universitarios, por lo que se planea realizar un diagnóstico en 2014.

Mientras que en el Tecnológico de Monterrey, se tienen aproximaciones sobre los patrones de lectura universitarios gracias a una encuesta que forma parte del programa Pasión por la lectura.

Todos los entrevistados coinciden que es importante saber cuánto y cómo leen los regiomontanos, más aún cuando Monterrey cuenta con la tradicional Feria Internacional del Libro, que inicia hoy, la Feria Universitaria del Libro UANLeer, y otros esfuerzos para difundir el gusto por la lectura.

Cuesta, pero hace falta

A pesar de la importancia de conocer los hábitos culturales de los mexicanos, la encuesta de Conaculta fue criticada por los siete millones de pesos que requirió de la administración de la entonces titular Consuelo Sáizar. Elaborar un proyecto de esta magnitud para Nuevo León sería complicado y costoso aunque es necesario, indicó Magdalena Cárdenas, directora de Desarrollo y Patrimonio Cultural de Conarte.

“Se puede hacer, quizá tomando como base los datos de la Encuesta nacional, pero no se han tenido ni los recursos ni el personal especialista para esto”, detalla.

El proyecto no sólo es determinar si se lee o no, pues abarca también el consumo de periódicos, revistas, lecturas digitales, asistencia a bibliotecas, librerías y demás espacios relacionados con la lectura.

Por su cuenta, Conarte ha trabajado un estudio sobre los promotores de lectura en el estado, donde los datos principales destacan que en su mayoría se trata de mujeres de un grado escolar profesionista.

“Se tendría que partir de un cambio para definir qué es un lector, al que se le asocia principalmente con la literatura pero también los hay de revistas, periódicos, académicos; se tiene que recurrir a personal especialista en el tema de los indicadores, no es nada sencillo”, refiere Alejandro Rodríguez, coordinador de Desarrollo Cultural.

UANL va por el suyo

Al iniciar hace tres años la Feria Universitaria del Libro UANLeer, la Dirección de Publicaciones de la institución se planteó la necesidad de hacer su propio diagnóstico en torno a la lectura.

José Garza Acuña, titular de la dirección, explicó que gracias a la propuesta del promotor de lectura Joel Morales, se consideró la alternativa de realizarlo el próximo año.

“Se hizo una propuesta muy formal para levantar un registro de los hábitos de lectura en los universitarios. Esa información nos permitiría conocer esta condicionante hacia el interior de la Universidad”, opinó.

El diagnóstico estaría enfocado a recabar opiniones en Ciudad Universitaria, entre docentes y alumnos de diez facultades.

Hasta ahora, la Dirección de Publicaciones, como Conarte, ha tomado como base los datos que ofrece la encuesta nacional, y se ha apreciado que los libros que más se piden en la Casa Universitaria del Libro son los de historia, como lo indica el documento de Conaculta.

“Yo creo que sí se lee en general en la ciudad, sólo que requerimos de los datos para saberlo en específico”, comentó Garza Acuña.

Avances en el Tec

Dentro de su programa Pasión por la Lectura, el Tecnológico ha iniciado una evaluación que le permitirá conocer los hábitos de lectura en sus graduados, otra aproximación al tema.

Datos proporcionados por personal del programa, explicaron que de manera provisional la Encuesta de Graduandos de Preparatoria, Profesional y Posgrado (ECAG) ha registrado que los alumnos de preparatoria son los que más leen libros “por gusto propio”.

Por ejemplo, en el último ciclo escolar en 2013, los jóvenes de preparatoria externaron leer 6.7 libros que no están relacionados con sus estudios, contra los 3.6 que contestaron hace dos años. Cuando se les preguntó lo mismo a los profesionistas, dijeron leer 5.6 libros por gusto en 2013, frente a 3.5 en 2011. Sin embargo, se aclaró que los datos de la ECAG son preliminares.

Numeralia

Dime qué es lo que lees... o si no lees

En el caso de Nuevo León, los participantes en una encuesta nacional sobre hábitos de lectura y consumo de cultura revelaron algunos datos interesantes:

83.89%

No ha comprado ningún libro que no sea para estudio o trabajo.

74.34%

No ha leído ningún libro completo que no tenga que ver con la escuela o su profesión.

Los temas más buscados:

Superación personal 20%

Historia 18.7%

Novela 15.7%

Cocina 14.3%

Libros para jóvenes 12.23%

Fenómenos paranormales 12%

41% declaró no tener un solo libro.

44% dijo tener de 1-10 libros en su casa.

FUENTE: Encuesta Nacional de hábitos, prácticas y consumo culturales, Conaculta, 2010.