Gusano amenaza bosques del estado

Se corre el riesgo de un repunte si hay sequía nuevamente, asegura experto.

Santiago

La amenaza del gusano descortezador invade una amplia zona de bosque en Nuevo León. El milimétrico insecto es capaz de matar un gigantesco árbol en menos de un mes.

Hay dos causas probables de su avance. La primera es la sequía que asoló durante tres años al estado, y la segunda, la aparente apatía oficial.

Unas 12 mil hectáreas de pinos, el equivalente a 85 parques Fundidora, estarían afectados por esa plaga, según una declaración vertida en septiembre por Jaime Villa Saltillo, gerente de Sanidad Forestal de la Comision Nacional Forestal.

Para José Cibrián Tovar, biólogo especializado en parasitología forestal, quien realizó un recorrido en la zona boscosa entre las comunidades de San Isidro y La Peñita, en Santiago, las afectaciones son mayores.

"Seguramente serán precursores de más ataques que pueden convertirse en un problema serio si el próximo año aparece un nuevo período de sequía", dijo.

El gusano descortezador en realidad no es un gusano, sino un escarabajo, que en su etapa de larva es cuando ataca a los árboles.

Las formas para controlar las plagas son derribar los árboles muertos, desprender las cortezas y destruirlas y esparcir químicos especiales en el entorno.

Sin embargo, hay una iniciativa de particulares para liberar pájaros carpinteros en la zona.

En tanto, las autoridades no muestran acción alguna.