“Categóricamente hay una industria del arte en México”

El artista y museógrafo, Guillermo Santamarina, menciona que actualmente las políticas culturales están centralizadas. Además destacará en taller “Arte Total”.
Santamarina al día de hoy es jefe curador del Museo de Arte Carrillo Gil.
Santamarina al día de hoy es jefe curador del Museo de Arte Carrillo Gil. (Gustavo Mendoza)

Monterrey

Con más de 500 exposiciones organizadas en México y en el extranjero, el artista Guillermo Santamarina visitó San Pedro para impartir el taller Hibridaciones e Interdisciplinaria, en la Galería Gaspar Monterrey con el apoyo del Programa de Alto Rendimiento en Arte Contemporáneo (Parac).

Con una amplia trayectoria como curador independiente o ligado a museos como el Ex Teresa Arte Actual o el Museo de Arte Carrillo Gil (donde hoy funge como curador en jefe), Santamarina habló con MILENIO Monterrey sobre el panorama de museos y galerías.

Además recalcó que en la actualidad está buscando, tender puentes para que los artistas del exterior a la Ciudad de México puedan exponer en la capital pues hoy las políticas culturales están "centralizadas".

"Irónicamente todo está súper centralizado. Sí está evolucionando la industria del arte pero la oferta es completamente centralista. Quienes están afuera viven su realidad muy local, muy regionalizada", indicó.

¿Qué aspectos son los que se ven en el taller?

Invitado por Parac para compartir un poco mi información con lo que son los procesos del arte, comprendidos de una manera mucha más compleja, más amplia con relación a los modelos de fusión y sinergias. También es un poco para reconocer lo que están haciendo los artistas que están participando en el taller.

Para mí es importante destacar el concepto de "Arte Total", que tiene un origen incierto no precisado pues se cree que inicia con Richard Wagner aunque yo creo que inicia en el Romanticismo, donde en México ha tenido muy buenos ejemplos desde la década de los 50 con la obra de Mathias Goeritz.

Hoy el día a día es estar conectados gracias al celular o las tablets, ¿a qué panorama se enfrentan los museos ante esta realidad?

Creo que es un gran problema, la tecnología avanza rápidamente y estos problemas de conectividad son superados rápidamente. El problema viene en cómo se adapta al pensamiento, a la lógica y a la poca movilidad que imponen las burocracias. Por otro lado los museos siempre son poco flexibles en México, sobre todo para asimilar lo nuevo y que va más allá sólo de la parte tecnológica, sino también todas aquellas capas ideológicas y estéticas que acompañan a lo nuevo.

En México los museos por lo general son de historia del arte en lugar de ver el presente, difícilmente ven su presente.

¿Son éstos espacios los que están a la vanguardia en el país?

Los museos van más pausados, más cautelosos entonces los espacios privados o los centros culturales pequeños sí tienen un grado de flexibilidad y de actualización que les permite ir un poco más adelante que los museos.

Hay museos en Europa o Estados Unidos que ya montan exposiciones virtuales, con las cuales puedes interactuar mediante dispositivos móviles.

Sí es una tendencia hasta cierto punto polémica porque no es tan problemático pero sí está marcado por los derechos de autor, y que requiere de un esfuerzo mayor de operación pues no sólo se refiere a la digitalización sino que tiene implica en diversas normatividades.

Y en este panorama, ¿qué papel toma el curador?

Creo que el curador ha llegado a un punto de profesionalización a ser sumamente especializada, es decir el curador no sólo es quien frece ciertos parámetros de lectura y de aproximación a una exposición sino quien también genera líneas de gestoría y que facilite toda esta gestoría para tener tecnología y líneas de enlace, además de otras tareas que demandan de un trabajo especializado.

Estamos en uno de los municipios con mayor coleccionismo de arte (San Pedro), ¿qué tanto y cómo se está coleccionando lo contemporáneo?

No podría decir que hay coleccionistas, sobre todo en conversaciones con especialistas de arte, sé que hay mucha gente comprando pero todavía no como coleccionistas formales o en un sentido estricto de lo que significa eso... hay mucha gente comprando, lo que permite decir categóricamente que hay una industria en México, una industria del arte que no tendrá ni cinco años pero ahí está.