Graduación, un premio a su dedicación y esfuerzo

Gabriel Garrocho se graduó del bachillerato a sus 36 años mediante el programa Se Educa, el siguiente paso será estudiar leyes.

Monterrey

Mientras un egresado común de preparatoria busca apenas su camino profesional, el sargento segundo de Transmisiones del Quinto Batallón de Fuerzas Especiales, Gabriel Garrocho, ya lo tiene definido: defender a la patria.

Él se graduó del bachillerato a sus 36 años mediante el programa Se Educa, el siguiente paso será estudiar leyes.

"Es un logro personal, saber que ya tienes estudios que los deje por cuestiones familiares o en mi caso porque me metí al Ejército pero se presentó esta oportunidad y hoy me estoy graduando y ya a lo que sigue que es estudiar leyes, voy a esperar la siguiente promoción y seguirle en la carrera", dijo.

Los últimos dos años fueron difíciles con la carga de trabajo en contra de la delincuencia y sin descanso para terminar sus tareas. Al final obtuvo un promedio de 8.7.

"Era complicado terminar una misión en el Ejército y llegar y hacer tarea que nos piden a final de mes pero tienes que tener mucha disciplina para poder cumplir con todo porque al final de cuentas es para tu beneficio", explica el oriundo de Veracruz.

Pero además de este militar hubo otras 200 personas de la generación que hicieron un esfuerzo igual de grande...padres y madres de familia, trabajadores que estudiaron presencial y a distancia todas las materias hasta obtener el certificado.

Florinda Gómez Mata es otro ejemplo. Madre de dos hijos, a quienes quiere darles el ejemplo de conseguir las metas y superarse.

"Yo voy a seguir con la carrera de Administración de Empresas, quiero darles un ejemplo a mis hijos ahorita que ellos están en una edad donde pueden conquistarlo todo. Yo quiero dejar de ser empleada para ir a dar clases de preparatoria", señaló.

El programa Se Educa tiene como objetivo abatir la deserción escolar y de acuerdo con la Secretaría de Educación el índice ha logrado bajar seis puntos porcentuales en los últimos seis años.