Gipsy Kings los hechiza

Después de 10 años de ausencia en Monterrey, el folclor gitano invadió a los regios ante las canciones de los músicos franceses.
La música gitana se apoderó de los asistentes que sin pensarlo se pararon a bailar.
La música gitana se apoderó de los asistentes que sin pensarlo se pararon a bailar. (Leonel Rocha)

Monterrey

El folclor gitano invadió a Monterrey gracias a la presencia de Gipsy Kings, quien llegó para celebrar 25 años de trayectoria.

Después de 10 años los originarios de Francia regresaron a suelo regio con el único objetivo de entregar una velada inolvidable llena de magia y vaya que lo lograron.

El Auditorio Banamex fue el recinto que recibió a los amantes de la rumba catalana, quienes celebraron junto a Nicolás, Paul y André Reyes, además de Paco y Tonnino Baliardo el éxito que han tenido durante un cuarto de siglo.

Pasadas las 21:30, los seis guitarristas, acompañados de cuatro músicos salieron al escenario para dar inicio con la magia musical, la cual comenzó con "A ti A ti".

Fue la potente voz de Nicolás, aunado con las notas que despedían las guitarras, la fórmula perfecta para deleitar a cada uno de los ahí presentes, quienes para "Rumba tec", el segundo tema de la noche ya habían sido hipnotizados.

Estos elementos, conjugados con una producción sencilla pero vistosa, fueron suficientes para cautivar a su público que no paraba de aplaudir la exquisita actuación de los franceses.

La cálida voz de Tonnino, también fue aplaudida, luego de que éste interpretará "Cuba", al tiempo que rasgaba a sus cuerdas.

Ya para entonces en el auditorio se respiraba un ambiente cien por ciento gitano que poco a poco y gracias a "Samba samba" y "Fairies", se fue impregnando más en los asistentes,

"Djobi Djoba", fue sin duda uno de los temas más esperados de la noche y prueba de ello fueron decenas de espectadores que de inmediato se pusieron a bailar al escuchar los primeros acordes.

Un público visiblemente emocionado dejaba en claro que para el flamenco nadie mejor que los reyes gitanos, quienes a pesar de su edad siguen estremeciendo los sentimientos con sus melodías.

Si bien ya habían complacido a todos, los seis guitarristas levantaron a todos en el auditorio para pintar de azul su presentación al ritmo de "Volare".

En la recta final, todos se olvidaron de sus butacas, y es que no pudieron resistirse a dar unos cuantos pasitos de flamenco con "Sabroso" y el tan esperado "Bamboleo", que daba fin a la hechizada noche luego de volver a regalar "Samba samba".