Ghost estremece con su música

En su primera visita a Monterrey, la banda sueca ofreció su clásico espectáculo musical oscuro en el Auditorio Banamex.

Monterrey

Ayer Monterrey se vistió de negro con la visita de la banda de heavy metal Ghost, quien hizo estremecer los cinco sentidos de los regios.

La primera visita de la banda originaria de Suecia dejó satisfechos a los amantes de este género, que se dieron cita para recibir a la agrupación.

Los cinco Nameless Ghouls aparecieron en el escenario del Auditorio Banamex en punto de las 22:00 para dar inicio con su estruendoso espectáculo.

Fieles a su costumbre, el show empezó con una especie de ritual satánico, que dio pie a la entrada de Papa Emeritus II, quien portaba su característica túnica negra y su mitra similar a la de un Papa.

Con sus características letras anticristianas y el potente rugir de las guitarras, Ghost desató de inmediato la euforia de los cerca de mil 500 asistentes, con "Infestissumam".

"Hola Monterrey, cómo están ustedes, esta es la primera vez que los vemos, bienvenidos a este espectáculo", dijo el vocalista para continuar con un ritual de incienso.

Si ya de por sí la noche se había puesto escalofriante con "Ritual", "Prime Mover"y "Elizabeth", Papa Emeritus II logró elevar el terror durante la noche, lo que fue disfrutado por los rockeros.

Para su electrizante fiesta, Ghost presentó una escenografía que simulaba el altar de una iglesia, a diferencia de que en esta los vitrales mostraban imágenes de esqueletos.

"Body & Blood", "Death knell", también se sumaron a la lista de escalofriantes temas con los que oscurecieron aún más la noche.

Aunque fue interpretado a su modo, el cover de los Beatles "Here comes the sun", imprimió variedad en el show.

Letras que hablan de muerte, rituales, fantasmas y situaciones de terror es lo que presentan en su álbum Opus Eponymous del cual también interpretaron canciones como "Stand by him" y "Genesis".

Los pocos asistentes a la fiesta del 'fantasma' disfrutaron de la noche.

La fiesta dark culminó con el fuerte sonoro de "Zombie Queen" y "Monstrance clock", que saciaron la euforia y la sed de terror.