Frustran secuestro virtual en Apodaca

Con engaños obligan a mujer a apagar su celular, y exigen pago de rescate a familia.

Apodaca

Varios desconocidos trataron de extorsionar virtualmente a una familia de Apodaca, sin embargo su plan se vino abajo cuando apareció la joven de quien decían, tenían secuestrada.

Fue el pasado viernes por la tarde cuando la joven de 21 años, que recién acababa de llegar de su trabajo, recibió una llamada telefónica de un sujeto que le dijo que tenía secuestrada a su madre.

Le exigió que se trasladara a un centro comercial, donde le darían instrucciones para rescatar a su progenitora, y le ordenaron que apagara su teléfono celular.

La intención de los maleantes era que la joven saliera de su casa y estuviera incomunicada, para posteriormente hablar a sus familiares y decirles que había sido secuestrada, con el fin de cobrar un rescate.

La joven acude con su novio, a quien le cuenta del presunto secuestro. Él le dijo que ignorara el telefonema; sin embargo, ella no hizo caso, y le pidió dinero para buscar apoyo con un familiar. De ahí, ella tomó un camión ruta 213 rumbo a un casino donde trabaja un primo suyo.

A partir de ese momento, se perdió la pista de la mujer.

Los parientes de la joven, al darse cuenta que no contestaba el teléfono celular, peregrinaron toda la noche por delegaciones de Policía, por casas de algunos conocidos, por la casa de su novio, sin hallarla, por lo que en la misma madrugada interpusieron la denuncia en el destacamento de Apodaca de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Mientras, la joven fue, por órdenes de los delincuentes, a varios centros comerciales del sector.

La mañana del sábado, los delincuentes llamaron al teléfono celular de la madre de la joven, exigiéndole 500 mil pesos para liberarla.

“Mira, escúchame, quiero que me lleves 500 mil pesos para que podamos soltar a la muchacha, ella está bien, pero necesito ese dinero para que la podamos soltar. Quiero que vayas a un banco Banamex y me digas en cuál para poder llegar ahí, y no quiero a nadie más, porque si vemos algún movimiento extraño, le podemos hacer daño, hasta ahorita no la hemos tocado”, dijo uno de los delincuentes.

La madre exigió al maleante hablar con la joven. Le pusieron al teléfono a una mujer que se hizo pasar por ella.

“Mami, estoy bien, estoy bien, no te preocupes, no me han hecho nada, estoy bien, mamá”, decía; sin embargo, la madre supo de inmediato por el timbre de voz, que no se trataba de su hija.

Después, el delincuente pidió a un supuesto cómplice que volviera a amordazar a la joven y siguió dando instrucciones a la madre de familia.

“Te espero a las 09:00 afuera del banco Banamex con el dinero y no quiero que le avises a nadie que no sea de la familia, no queremos policías ni nadie extraño, porque entonces sí podemos hacerle daño a la muchacha”, dijo.

Las autoridades fueron enteradas y acudieron al banco que se encuentra en el sector de Fresnos a buscar a los delincuentes, que se presumía que ya esperaban a los familiares y el rescate acordado.

Sin embargo, los delincuentes no llegaron a la cita pactada. Horas más tarde, aproximadamente a las 15:00 del sábado, la joven fue localizada por las autoridades en un centro comercial de la avenida Afganistán, en el sector de Fresnos, muy cerca del banco donde fueron citados los familiares para entregar el dinero del rescate. Ahí se comprobó que la joven jamás fue secuestrada.

En sus indagatorias, los agentes ministeriales detectaron que una de las llamadas recibidas por la familia fue realizada desde el penal de Altamira, Tamaulipas. Mientras tanto, la investigación continúa.

:CLAVES

DEL CASO

La mujer recibió un llamado donde le decían que tenían secuestrada a su madre, y le ordenaron apagar su celular. Luego llamaron a su familia y les hicieron creer que  la joven había sido plagiada.

Mientras los familiares recibían instrucciones para pagar un rescate, la joven, sin saber lo anterior, fue a varios centros comerciales por orden de los desconocidos.