Frena reforma fiscal inversiones: expertos

Las modificaciones que necesita el Sistema de Administración Tributaria, un aspecto que no ha sido abordado, considera el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria.
Uno de los rubros perjudicados es el refresquero, señalaron empresarios y analistas en la materia.
Uno de los rubros perjudicados es el refresquero, señalaron empresarios y analistas en la materia. (Carlos Rangel)

Monterrey

Diversas industrias, entre las que destacan las refresqueras, verían afectadas sus expectativas de crecimiento de aprobarse la reforma hacendaria que se analiza en la Cámara de Diputados, debido a que las cargas impositivas afectarían sus márgenes de utilidad.

Por otra parte, un aspecto que no contempla la propuesta de reforma hacendaria y del cual tampoco se habla mucho, es sobre las modificaciones que requiere el Sistema de Administración Tributaria (SAT), comentó Juan Villarreal Páez, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

En el marco del Foro sobre la Reforma Financiera organizado por el Colegio de Economistas y la Universidad Metropolitana de Monterrey, Francisco Javier Saucedo, director de impuestos de Arca Continental, externó que este escenario les genera costos tributarios superiores a los 5 mil millones de pesos.

“No entendemos por qué dirigir una reforma hacia una industria, esto frena el crecimiento, ahorita traemos un plan de crecimiento muy grande, tanto en México como en Sudamérica, pero va a quedar en un stand by.

“Y hasta no ver si podemos mantener el mercado como ahorita, si vemos que la demanda se cae, no vamos a tener los recursos para eso”, comentó.

Saucedo detalló que el impacto de la reforma fiscal sería de, por concepto del Impuesto Especial Sobre la Producción y Servicios (IEPS) de 4 mil 328 millones de pesos, más 692 mil millones de pesos, lo que en suma supera los 5 mil millones de pesos.

Y aunque técnicamente ambos impuestos son trasladables al precio final de los productos, el ejecutivo manifestó que se desconoce si los consumidores tendrían la capacidad para absorber el impacto del aumento de precio.

“Como nuestro producto es de mayor calidad, pues tiene un mayor precio, entonces trasladar eso y trasladar el efecto del IVA y del IEPS, eso se duplica. Tienes que agregar el 20 por ciento del IEPS, más el 16 por ciento, es un impacto duplicado”, externó.

Otra afectación de la propuesta de reforma hacendaria es que contempla limitar las deducciones de impuestos, rubro en el que al menos Arca Continental considera más de 300 millones de pesos, expuso el directivo. Aunado a esto, también se gravarían con el 10 por ciento adicional los dividendos de los accionistas.

Dadas estas condiciones, Saucedo comentó que la industria refresquera plantea una alternativa de reforma hacendaria que ya fue presentada a los legisladores, en la cual se considera un impuesto a todos los productos que contienen azúcar.

Explicó que esta propuesta ya es analizada por los legisladores, que al ver al estado ante la necesidad de mayor captación de recursos por situaciones imprevistas como los siniestros a causa de fenómenos naturales, “voltearon a ver a las botanas”, añadió.

En tanto, Villarreal Páez, director del CIEP, detalló los incentivos positivos y negativos de la reforma.

“El paquete trae algunos elementos para reducir la informalidad, pero son muchos incentivos positivos, que en economía llamamos zanahorias; pero probablemente también necesite incentivos negativos, que en teoría económica se llama garrote. Es decir, que les den las facilidades para que se formalicen; pero que si no lo hacen, pues haya una sanción”, explicó el especialista.

“Creo que esto no nos ayudó nada (la iniciativa); me parece que la reforma tal como se presentó tiene muchos problemas, porque pareciera que está tratando de tapar huecos. Ahorita el SAT la tiene muy difícil, porque no es un problema de evasión, sino de ilusión, en el sentido de que las leyes actuales se permiten hacer muchos malabarismos fiscales”, explicó.

Villarreal Páez criticó que las expectativas gubernamentales sobre el crecimiento económico sean de 3.9 por ciento en relación al PIB, algo que en su opinión es arriesgado, sobre todo si consideran la mayor parte por ingresos petroleros.

“Es una apuesta arriesgada, crecer el próximo año al 3.9 por ciento del PIB no se ve tan fácil. Porque los beneficios de una reforma energética no los veríamos sino hasta dentro de cinco años, en el mejor de los casos”, comentó.

Villarreal Páez explicó que lo recomendable para que el problema de la deuda pública no se salga de control, es que el gobierno reduzca su gasto corriente, a la vez de que encuentre las formas de promover el crecimiento económico. Sin embargo, negó que con la propuesta de reforma hacendaria se obtenga el crecimiento necesario para tales propósitos.