Flor de cempasúchil tiene alta demanda en la ciudad

Los precios del manojo pueden ir desde los 30 hasta los 90 pesos en esta época; regularmente llegan desde Durango, Coahuila y SLP.
También se cultiva en ranchos de García, señalaron.
También se cultiva en ranchos de García, señalaron. (Gustavo Mendoza)

Monterrey

Una especie de resplandor naranja recubre la camioneta de redilas en color blanco, estacionada desde hace dos días sobre la calle de Ruperto Martínez, casi al llegar a Guerrero.

El vehículo está repleto de ramos de flor de cempasúchil, tan demandada en estas fechas gracias a que se usa como ornato en la celebración del Día de Muertos.

La también conocida como "flor de muerto" es tradicional del centro y sur del país, pero desde hace generaciones también se cultiva en la región noreste de México.

Mario Solís es quien desde el poblado de Villa Juárez, Durango, ha traído más de 800 mil manojos –alrededor de dos toneladas– de cempasúchil, la cual se sembró hace cuatro meses atrás.

A 30 pesos está el manojo, pero la costumbre de los vendedores cercanos al Mercado Juárez siempre exige el tradicional regateo en el precio.

Aunque la tradición de los altares de muerto tiene relativamente poco tiempo en Monterrey, la ciudad es un buen punto de mercado para la venta de la cempasúchil o "la cempal", como la llama Mario Solís.

"Es clásico que se usa para los altares de las escuelas, los trabajos. Ya tiene muchos años que se está vendiendo bien, siempre se ha usado", refiere mientras acomoda los manojos de flor para su venta.

Las raíces

De la flor de cempasúchil se tiene referencias de su uso por los antiguos pueblos mexicanos. Los mexicas la utilizaban como ornamentación para las deidades relacionadas a la muerte, al sol o a los ancestros.

Su nombre en náhuatl significa "flor de 20 pétalos" y representa un vínculo con los ancestros, pues se dice que el olor y el brillo de su color son una guía para que los muertos no pierdan el camino de regreso.

Tradicionalmente se relaciona su cultivo a estados como Puebla, Estado de México o Oaxaca; desde hace años que también se le encuentra en el norte del país. De Durango, San Luis Potosí o Coahuila llegan camiones para la venta de la flor en Monterrey. Incluso, hay quienes ya la cultivan en ranchos de Rinconada, en García.

Directamente del camión, el manojo se va en 30 pesos. Conforme uno va caminando rumbo al mercado, el precio se incrementa casi el doble. En tiendas de autoservicio, "la cempal" llega a costar hasta 90 pesos.

Además de comercializarla en Monterrey, también acuden a ciudades como Reynosa, Monclova, Nueva Rosita y Piedras Negras, donde "son buenas plazas para vender".