Ex tránsitos protestan en Palacio Municipal por mejores pensiones

Cerca de 50 ex agentes, buscan que el municipio les mejore la oferta que en un inicio aceptaron, sin embargo, el Tribunal de Arbitraje declaró incompetente la demanda.

Monterrey

A cuatro años o más de que fueron jubilados de la entonces Secretaría de Vialidad y Tránsito de Monterrey, unos 50 ex agentes protestaron en el Palacio Municipal por mejores pensiones.

Estos ex integrantes de la corporación son independientes de los primeros 93 que las exigían, los cuales ganaron la batalla con la autoridad municipal, quien terminó aceptando las condiciones que demandaban.

Es a través de un nuevo recurso, con fecha del 13 de septiembre del 2013, como los ex oficiales están exigiendo al municipio mejorar las ofertas que inicialmente ellos aceptaron y firmaron, sin embargo, en el Tribunal del Arbitraje, donde se metió la demanda, se declaró incompetente para resolver su situación.

"Le venimos a exigir al municipio que nos complementen parte de la equidad en los salarios, porque a un grupo de compañeros le solucionaron el problema hace dos o tres meses", señaló Ricardo Joel Salazar, quien encabezó el grupo de unas 40 personas que protestaron.

"El Tribunal resolvió un problema de 93 compañeros jubilados y ahora que nosotros demandamos se declaró incompetente y es el mismo tipo de situación".

Los ex oficiales explicaron que aunque algunos tienen más de una década de jubilados, no habían demandado por temor a represalias por parte del municipio.

Sin embargo, aceptaron que el que los primeros 93 elementos lograran el pasado 13 de junio mejorar sus pensiones, los motivó a promover el nuevo recurso.

"Hay compañeros que tienen 15 años, 4 años, 3 años (de jubilados), pero siempre en las administraciones pasadas han abusado de las jubilaciones", mencionó Juan Manuel Tamayo, quien acudió a la protesta.

"La gente nunca ha querido gritar, nunca se ha querido manifestar, es temor a cualquier tipo de represalias".

El 13 de junio, el municipio de Monterrey aceptó pagar cerca de 3 millones de pesos como retroactivo y 1.5 millones más en la pensión mensual de ex oficiales de Tránsito a los que el ex alcalde Fernando Larrazabal adelantó su jubilación como parte de un supuesto plan de depuración.

La administración del municipio, ahora encabezada por Margarita Arellanes, admitió que 93 elementos con demandas laborales contra el municipio no recibieron las cantidades que les corresponden por la jubilación con la que se les retiró de la corporación, en noviembre del 2009.

En ese momento, la secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes, informó que acordaron pagar 32 mil pesos como retroactivo a cada uno de los ex oficiales, así como un aumento de mil 600 pesos mensuales en los montos de su pensión mensual, que oscila entre 6 mil y 10 mil pesos, según el rango y la antigüedad que tuvieran al dejar la dependencia.