Estampa su firma por la igualdad

Érika Alcocer acudió ayer al toldo ubicado en la Macroplaza para promulgarse a favor de que se les den los mismos derechos a los gays, además de evitar hacerlos a un lado en la sociedad.
La ex “académica” fue nombrada reina de la comunidad gay años atrás.
La ex “académica” fue nombrada reina de la comunidad gay años atrás. (Jorge López)

Monterrey

Como parte del plantón en contra de la discriminación que desde hace 50 días se encuentra instalado a las afueras del Congreso del Estado, Érika Alcocer alzó su voz a favor de la igualdad.

La cantante acudió la tarde de ayer hasta el toldo ubicado en la zona de la Macroplaza para plasmar su firma en los documentos que representan la iniciativa de igualdad y de matrimonio entre personas del mismo sexo que serán entregados a los diputados de Nuevo León.

"Creo firmemente en el ser humano independientemente de sus preferencias sexuales, creo en el ser humano y me gusta mucho que me hayan tomado en cuenta para esto", reconoció Érika. "Este es mi granito de arena, que sepan que estoy en contra de la discriminación y a favor del matrimonio, porque al final de cuenta el amor es el amor", agregó.

Aunque reconoce que la sociedad ha revolucionado a través del tiempo otorgándole un espacio mayor a las personas que integran la comunidad LGT, Érika Alcocer también sabe que aún hay mucho por hacer.

"La sociedad ha cambiado, pero todavía es tiempo de seguir fomentando estas campañas que luchan en contra de la discriminación. Nunca pensé que fuera a formar parte de esta defensa y ahora que lo soy, lo hago con la voz en alto".

Además de su firma, Érika Alcocer entregó un discurso en donde plasmó el sentimiento que le provocó haber sido tomada en cuenta para formar parte de este movimiento.

"Hay muchas personas que trabajan conmigo y que están al pendiente de este movimiento, así que no quise venir con las manos vacías, por lo que puse a escribir algo de lo que yo siento. Lo hice junto con otra persona, realmente es lo que estoy sintiendo".

Como madre de un pequeño con síndrome de Down, Érika Alcocer aceptó haber sufrido en carne propia discriminación por parte de un sector de la sociedad que sigue sin querer tomar en cuenta a las personas discapacitadas.

"Tengo un niño con síndrome de Down y como tal me ha tocado vivir la discriminación. Desde siempre he estado rodeada de comunidad gay o de personas discapacitadas. Las cosas han cambiado, pero sigo apoyando para que continúe esta evolución. Yo sigo apoyando para que se legislen".