Los Bichir se liberan

La dinastía de actores, Alejandro, Bruno y Odiseo, derrochó talento sobre el escenario en la puesta en escena 'El último preso'.
Los Bichir dejaron escapar su talento en la puesta en escena que anoche presentaron en el Auditorio San Pedro ante un público conocedor.
Los Bichir dejaron escapar su talento en la puesta en escena que anoche presentaron en el Auditorio San Pedro ante un público conocedor. (Leonel Rocha)

Monterrey

Con la ausencia de Demián, la dinastía Bichir presentó ayer en nuestra ciudad a "El último preso", una obra dirigida por el patriarca de la familia, quien además actúa en la puesta.

A poco más de diez años de haber sido dirigidos por primera vez por su padre, ayer los hermanos Bruno y Odiseo Bichir nuevamente hicieron mancuerna en un escenario de Monterrey, esta vez para presentar junto a su progenitor Alejandro Bichir la sátira que refleja en su trama a un país con un sistema de justicia represor.

LA HISTORIA

La historia comenzó a contarse al filo de las 19:10 de ayer cuando Bruno y don Alejandro se plantaron en el escenario en sus papeles del coronel y el preso, respectivamente, este último dispuesto a retractarse de sus ideas subversivas y revolucionarias con el fin de ser puesto en libertad, una misión casi imposible al ser el único y más antiguo prisionero. Esta decisión consiguió poner en aprietos a la policía, pues debido al sistema represor nadie en el país está dispuesto a alzar la voz en contra del gobierno, enloqueciendo a las autoridades que buscaban desesperadamente a quién aprehender para subsistir.

De principio a fin se pudo notar el esfuerzo que realizó la producción durante tres años para presentar el montaje, el cual mostró un trabajo meticuloso y preciso con intachables actuaciones.

En un ambiente sobrio en el que no fue necesario utilizar celdas, sino un papel tapiz en negro con rayas blancas, que más tarde dio cabida a diferentes escenas, como una en la residencia del sargento, a quien le dio vida Odiseo Bichir.

La obra que estuvo dividida en cuatro actos y tuvo un intermedio, contó con un público numeroso durante su primera función en el Auditorio San Pedro. En su mayoría los asistentes fueron adultos mayores, quienes en más de una ocasión soltaron la carcajada, en especial cuando fue la participación de Reynaldo Rossano, quien apareció vestido de mujer, haciendo el personaje de la esposa del sargento y tratando de seducir al coronel, que en este caso le dio vida el menor de los hermanos Bichir.

El trío de actores del cine mexicano ya habían sido dirigidos por su padre en la obra "Malcom" hace varios años, además de que "El último preso" la montó con un elenco distinto hace alrededor de más de tres décadas.

Se dijo de manera extraoficial que Demián participará en las funciones que la puesta ofrezca en Los Ángeles, California, y Mexicali a mediados del mes de mayo, por lo que el actor estudia si libreto a distancia.