Divorcios incrementan labores del Poder Judicial

En los últimos tres años, la cantidad de juicios en materia familiar realizados en Nuevo León ha aumentado 18%; pensión alimenticia y convivencia, los principales conflictos legales.
Archivo Milenio
(Raúl Palacios)

Monterrey

El incremento en la cifra de divorcios en Nuevo León ha disparado la labor del Poder Judicial en cuanto a los juicios en materia familiar un 18 por ciento en los últimos tres años.

Además de este trámite, sea voluntario o necesario, el rompimiento del vínculo matrimonial trae consigo dos grandes problemas para la pareja que se traducen en conflictos judiciales: los juicios de pensión alimenticia y los de convivencia.

Ambos involucran a los menores; su sostén en las cuestiones de básicas de alimentación, educación, salud y recreación, pero también de aquellas cuestiones relativas a su formación y conformación, como al convivencia con el padre y su familia extendida.

Basta con hacer una búsqueda simple en internet para constatar la gran cantidad de ofertas en cuanto a este tipo de servicios, que ofrecen despachos privados.

De ello también dan referencia los 60 mil 86 casos recibidos para su análisis en el Instituto de la Defensoría Pública de Nuevo León al 31 de octubre de este año.

El Poder Judicial de Nuevo León señala en sus estadísticas que en los Juzgados Familiares, ya sea en su modalidad tradicional u oral los expedientes siguen creciendo, siendo el divorcio voluntario el asunto más tratado, para seguir con el juicio de alimentos, de convivencia y en cuatro lugar el divorcio necesario.

En 2009 se registraron 7 mil 366 divorcios; 28.2 por cada cien matrimonios; el Instituto Nacional de Estadistica y Geografía (Inegi) registra un aumento paulatino que se debe a un efecto doble entre el incremento de los divorcios y la disminución de los enlaces: de 2000 a 2009 el monto de matrimonios cayó 24 por ciento y los divorcios aumentaron 178 por ciento.

La oralidad en el sistema de justicia llegó a Nuevo León en 2007 y fue con los asuntos en materia familiar con la que se "estrenó". Desde entonces, la actividad en estos recintos se ha incrementado de 6 mil 689 en ese año, a 13 mil 552 en 2012. Sólo en el transcurso de 2009 a 2013, el alza fue de 23 por ciento.

Durante 2012, en los 16 juzgados orales de la materia se recibieron 13 mil 34 casos, que sumando el acumulado de 3 mil 851, da un total de 16 mil 885; se ejecutaron 4 mil 899 sentencias y se dieron de baja por distintas causas 8 mil 435 expedientes.

En lo que se refiere a los juzgados familiares tradicionales, el número de expedientes sigue creciendo; las estadísticas hablan de 11 por ciento en los 13 recintos que existen para este fin.

La actividad en 2012 fue intensa; el año inició con 29 mil 390 casos, pero en el transcurso del mismo se dieron de alta 25 mil 107 más, para dar un total de 54 mil 497.

Se lograron resolver 14 mil 687 sentencias, y 12 mil 166 casos fueron dados de baja. El corte al inicio de 2013: 27 mil 644. La cifra de los "pendientes" nunca baja.

Los juzgados con una mayor actividad, al menos durante el año anterior, fueron el Primero y el Décimo, con 2 mil 29 y mil 937 casos, respectivamente.

En el último reporte estadístico del Poder Judicial, hasta octubre de 2013, se puede verificar que al momento se han dictado 2 mil 743 sentencias, pero se han dado 10 mil 403 altas nuevas en los juzgados familiares tradicionales de Nuevo León.

En el caso de los juzgados orales, el tercer trimestre tuvo 4 mil 993 altas y pronunció 998 sentencias.

[b]Luego de la ruptura[/b]

Tanto los juicios de pensión alimenticia como los de convivencia involucran a los hijos menores de edad de una pareja que ha decidido anular su matrimonio.

Esto involucra aspectos relacionados con su sostén alimentario, educativo, recreativo y de salud, así como cuestiones formativas y de convivencia con los padres y familia extendida.

Un ejemplo del aumento en los procesos legales: en 2011 hubo poco más de 38 mil altas, contra 40 mil 485 reportadas el año pasado.