Diputado busca incrementar cultura de donación de órganos

Entre las peticiones del panista Héctor Briones en su iniciativa, propone que las dependencias involucradas tengan un padrón sobre las personas que deseen donar sus órganos. 
Donación de órganos
La iniciativa nace por Raúl Herrera Chiu, un adolescente que falleció después de esperar por seis meses un trasplante de corazón. (Enrique Hernández)

Monterrey

Con la intención de salvar vidas y que se respete la voluntad de personas que antes de morir decidieron donar parte de ellos, el diputado local panista, Héctor Briones, presentó este viernes una Iniciativa de reforma a la Ley de Salud para incrementar la cultura de donación de órganos.

A las 10:45 horas acudió a la ventanilla de la Oficialía de Partes del Congreso del Estado, donde explicó que no existe en las dependencias involucradas un padrón actualizado de personas que desean donar sus órganos en caso de muerte, para ayudar a un semejante.

La iniciativa la presentó acompañado de familiares del adolescente Raúl Herrera Chiu, quien falleció a los 15 años de edad, quien requería trasplante de corazón y esperó durante siete meses una donación que no llegó.

"Motivados mucho por la lamentable muerte de él y por muchos ciudadanos en el estado de Nuevo León que se quedan esperando un órgano, es que hemos presentado esta iniciativa que consiste en dos puntos: la primera es que todos los hospitales y la Secretaría de Salud tengan un padrón actualizado de la gente que ha dicho que quiere donar sus órganos. Sabemos que hay varias dependencias a donde acudimos nosotros donde nos preguntan.

"El segundo punto es que no pueda ser revocado por los familiares cuando una persona dijo en vida que quería donar sus órganos, porque nos hemos topado mucho con esa situación, que la persona pidió donar sus órganos, pero lamentablemente los familiares son quienes no permiten salvar otras vidas. Es un homenaje póstumo que estamos haciendo al niño Raúl Herrera", declaró.

Expresó que hay quienes por cuestiones religiosas no ceden los órganos, a pesar de que haya petición de la persona que falleció.