Diputada pide orden y conciencia en los desarrollos urbanos

El llamado de Carolina Garza es tanto paralos Ayuntamientos como para la población.
La legisladora albiazul.
La legisladora albiazul. (Reynaldo Ochoa)

Monterrey

Ante el desorden en el desarrollo urbano en los municipios, la diputada Carolina Garza hizo un llamado a los Ayuntamientos a poner orden, y a los ciudadanos y desarrolladores a "ser conscientes".

Esta semana, MILENIO Monterrey publicó que el municipio de San Pedro continúa teniendo reveses en los juzgados, siendo obligado a detener obras y entregar permisos de construcción y uso de suelo, prohibidos en el reglamento municipal.

Tras ello, la diputada local del PAN Carolina Garza presentó un punto de acuerdo para exhortar a los municipios de la zona metropolitana a revisar bien todos los proyectos que autorizan.

"Sobre todo a las Secretarías de Desarrollo Urbano para que revisen cada plano, cada proyecto, antes de autorizarlo, que revisen bien que se cumplan las especificaciones que dice la Ley de Desarrollo Urbano, y sus leyes de los reglamento particulares de cada municipio.

"El poder del dinero está rebasando las leyes de la naturaleza, ya casi no cuentan ni las leyes que formulan los estados y los municipios, lo único que cuenta actualmente en la mayoría de los casos es el poder del dinero", sentenció la diputada.

Sin embargo, la legisladora local reconoció que se trata también de un problema de conciencia por parte de los ciudadanos.

"Estamos cayendo en este problema de engañar a la autoridad y finalmente nos estamos engañando a nosotros mismos, estamos viviendo en una sociedad que ya no piensa en el bien común.

"Es un llamado a la conciencia de las autoridades a que se pongan más estrictos, pero también a los ciudadanos y desarrolladores", dijo la legisladora local.

Garza señaló que éste se trata de un primer llamado, pero que de continuar la problemática buscará que el Congreso realice reformas a la ley Estatal de Desarrollo Urbano para establecer penas más severas a particulares o desarrolladores que infrinjan los reglamentos municipales.