Dicen expertos: ajustes no afectarán recaudación

Con el nuevo esquema, se obtendría el equivalente a 1.04% del PIB; ligeramente por debajo del 1.36% referido por el Ejecutivo.
El proyecto fue propuesto por el presidente de México Enrique Peña Nieto.
El proyecto fue propuesto por el presidente de México Enrique Peña Nieto. (Cuartoscuro)

Monterrey

Una vez realizados los cambios a la iniciativa de reforma fiscal, analistas de Accival consideran que los cambios propuestos por la comisión de Hacienda de la Cámara Baja disminuyen moderadamente la posible recaudación adicional de impuestos planteada en el documento original enviado por el presidente Enrique Peña Nieto.

Alberto Gómez Alcalá, analista de la casa de bolsa, dijo que además de que generarán un menor impacto sobre los precios de los productos, bajo el nuevo esquema fiscal la recaudación adicional que se obtendría sería equivalente a 1.04 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), ligeramente por debajo del 1.36 por ciento de la propuesta del Ejecutivo.

El menor nivel de ingresos responde sobre todo a la eliminación de la propuesta del IVA en servicios educativos y vivienda, así como a la reducción de las tasas en los impuestos al carbono y plaguicidas, factores que no pudieron ser compensados del todo con los incrementos a las tasas marginales del ISR y del nuevo impuesto a los alimentos considerados no básicos de alto contenido calórico.

Sobre las nuevas regalías al sector minero, el analista Alexander Hacking, de Accival dijo que los legisladores aprobaron el proyecto de reforma fiscal, incluyendo nuevas regalías para el sector minero. Y prevé que el Senado, que tiene hasta el 31 de octubre para aprobarla, no realizará modificación en este renglón.

Los ingresos por regalías se distribuirán 40 por ciento al gobierno federal, 30 a los gobiernos estatales, y 30 a los gobiernos municipales donde haya minas.

En las importaciones temporales IMMEX (industria maquiladora) el IVA se pagará cuando se presenten los pedimentos consolidados en importaciones temporales y no operación por operación.

Contrario a los argumentos de los representantes de la industria de los refrescos, dulces y demás confitería, el impuesto a estos productos no representaría un grave golpe a la economía nacional, comentó el analista Marco Cancino, presidente de la consultora Inteligencia Pública.

Agregó que hay otros aspectos que impactan con mayor fuerza a estas industrias, como la delincuencia organizada, que en un estudio realizado por la propia consultora, sólo en 2009 representó pérdidas cercanas a los 9 mil millones de dólares.

En cuanto a los dulces, chocolates y confitería, Cancino tampoco considera que habrá una afectación grave a las empresas, dado que el gravamen es del 5 por ciento, algo que en su opinión es casi el equivalente a la inflación de este año.

Sin embargo, considera que la propuesta de gravar estos productos podría beneficiar en el combate a la obesidad. Pero esta aplicación de impuestos, agregó, debe ir acompañada de programas sociales que contribuyan a la concientización en torno al consumo de estos productos.

“Y pues sí, un impuesto puede contribuir a reducir su consumo, es lo que llaman los economistas la elasticidad en el precio de la demanda. Entre más sube el precio de un producto más baja su consumo, pero entre más o menos necesario es ese producto, puede ser indiferente al aumento de precios”, comentó.

Asimismo, mencionó que al menos en este sexenio, ya no habrá condiciones para plantear otra iniciativa que contenga los elementos requeridos.

“Otra vez, por desgracia, no estamos frente a una reforma estructural. No se está viendo de manera estructural, sino más bien cuáles son las negociaciones con los distintos grupos de interés y a partir de ahí se tomaron la decisiones para eliminar o aumentar cierto tipo de impuestos, pero no con una visión integral”, dijo.