“Después de los siete años, ya la libraron”

Muchas de las parejas que terminan no registran su acta de divorcio, lo que sugiere que índice de ruptura podía ser mayor.

Monterrey

El índice a la baja en la cantidad de matrimonios es un fenómeno que se viene presentando en Nuevo León en los últimos cinco años.

María Guadalupe Balderas Alanís, jueza de lo Familiar Oral, indicó que aunque los meses de noviembre y diciembre tradicionalmente se presentan muchos matrimonios, sería complicado que se registraran cifras similares a las del año pasado.

El mismo Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) refrenda las estadísticas de 2000 a 2011, donde el porcentaje de los matrimonios se redujo a 19.3 por ciento, y el de los divorcios aumentó 74.3 por ciento.

Según información de este organismo, en 2088 se registraron 28 mil 535 matrimonios en Nuevo León, 1.4 por ciento menos respecto a 2007.

Las estadísticas refieren que en 2009 fue el año más bajo, registrándose 26 mil 096 matrimonios, es decir, se celebraron 5.9 matrimonios por cada mil habitantes, y para 2010 fueron 26 mil 345.

Para 2011, los índices registran una ligera alza de 27 mil 328 matrimonios y en 2012, el número es 27 mil 13, sólo 300 menos.

Aunque al momento las cifras de juicios de divorcio también son menores, sólo 4 mil 700 por 6 mil 978 reportadas en 2012, para la juez se debe a que la mayoría de las parejas no registran su acta.

La jueza explicó que en su experiencia las parejas se divorcian antes de los siete años de matrimonio, o bien, después de 25, cuando los hijos han dejado la casa.

Las estadísticas de nupcialidad del INEGI avalan esto. En 2011, de las 6 mil 973 parejas que se divorciaron, 26.8 por ciento estuvieron casadas cinco años o menos, 18.2 permanecieron unidas entre 6 y 9 años y poco más de la mitad (55 %) proviene de un matrimonio con una duración de 10 años o más.