Derrumban casas en zona de la devastación

Don Pedro Castillo Chávez siente que, pese a todo, salió ganando, porque tiene con él a toda su familia, que ese día estaba dentro de la casa cuando las llamas comenzaron a rodearla.

Escobedo

Triste al ver convertida en polvo la casa donde vivió con su familia por 40 años, don Pedro Castillo Chávez siente que, pese a todo, salió ganando, porque tiene con él a toda su familia, que ese día estaba dentro de la casa cuando las llamas comenzaron a rodearla.

Sentado en una jardinera al otro lado de la calle, pasó las horas de este miércoles viendo cómo los traxcavos rompían paredes, pisos, hasta no dejar piedra sobre piedra.

Dos casas fueron derrumbadas durante al martes y miércoles, y sólo faltaba que se retiraran los escombros para iniciar la construcción de una nueva vivienda, tal y como les ofreció el alcalde de Escobedo, César Cavazos Caballero.

El día de la explosión veía el incendio de la fábrica, cuando por la calle Hidalgo vio venir un río de lava que pasó frente a ellos e incendió las casas. A como pudo sacó a su familia.

No todos corrieron la misma suerte. Una vecina, de nombre Elvira Góngora, ya de edad avanzada, fue desalojada de su casa por un hijo, pero el fuego los alcanzó en el refugio, y aunque lograron salvarse, la impresión fue tanta que pudo ser la causa de su deceso, tres días después.

Por ahora, don Pedro y su familia viven en una casa de renta que les consiguió el municipio de Escobedo, a la espera de poder volver a su hogar y dejar atrás el tormentoso pasado.