Denuncian fugas de amoniaco en procesadora de cítricos

Trabajadores de la empresa PROFRUT, ubicada en el municipio de General Terán, indicaron que las filtraciones les han provocado molestias y complicaciones de salud.
Las labores fueron suspendidas durante el martes.
Las labores fueron suspendidas durante el martes. (Especial )

General Terán

Una serie de fugas de amoniaco son las que durante los últimos días se han estado registrando en las instalaciones de una empresa procesadora de cítricos que se ubica en el municipio de General Terán, provocando molestias y aparentes complicaciones en la salud de algunos trabajadores.

Según testimonios recabados por Milenio Monterrey, el hecho más reciente sucedió la tarde del lunes cuando personal de la empresa Procesadora de Frutas Valle del Pilón, conocida bajo las siglas PROFRUT, que se ubica sobre la carretera a la comunidad Santa Ana Viejo, vieron interrumpidas sus labores ante el fuerte olor a esa sustancia utilizada para el congelamiento de productos que se almacenan en cuartos fríos.

Trabajadores de la planta, que alberga a cientos de empleados de los municipios de General Terán y Montemorelos principalmente, revelaron que a pesar de la contingencia y sobre todo de la amenaza que persistía debido a la fuerte fuga de amoniaco, los responsables del área de corte donde se registró el incidente no permitían que las personas pudieran salir de la misma.

Además lamentaron la postura de los jefes de área para no permitirles tampoco hablar por teléfono a pesar de que al menos cinco personas prácticamente se desmayaron al inhalar el material químico que predominaba en el ambiente, sin poder solicitar auxilio catalogando lo anterior como un atentado a su propia integridad física.

Para la mañana del martes según el recorrido que se realizó en las afueras de la empresa PROFRUT, las labores fueron suspendidas en algunas áreas entre estas la de corte donde se procesa la fruta sin revelarse la causa, exigiendo los trabajadores una investigación ya que presuntamente no es la primera vez que sucede este tipo de hecho, que no pueden ser denunciados públicamente por temor a ser despedidos.