Denuncia ‘El Catrín’ que le ‘sembraron’ droga para clausurarlo

Abel Ocañas, propietario del negocio, explicó la forma en que presuntamente le fue colocada una bolsa en la barra del establecimiento para inculparlo.

Monterrey

El propietario del negocio que fue clausurado la madrugada del pasado sábado, presentó una denuncia pública y mostró un video donde dio a conocer la forma en que autoridades le 'sembraron' droga, según su versión, para poder clausurar el antro.

Abel Ocañas, propietario del negocio, explicó la forma en que presuntamente le fue 'sembrada' una bolsa con enervante en la barra del establecimiento para inculparlo y de esta manera imponer los sellos de clausura pese a contar con una suspensión provisional de amparo.

Según se apreció en las imágenes grabadas por el sistema de circuito cerrado con el que cuenta el negocio, un elemento al parecer de la Policía de Monterrey, se encuentra detrás de la barra y posteriormente le es entregado un pequeño envoltorio que esconde en su chamarra.

Luego de esta acción camina hacia uno de los lados más iluminados de la barra, donde se coloca una especie de capucha para finalmente decir que había encontrado la supuesta droga.

El propietario explicó que los problemas son a raíz de las denuncias que ha interpuesto en contra del titular de inspección y vigilancia del municipio de Monterrey y que una de ellas incluso ya fue consignada al juzgado primero en materia penal.

Como se informó en su oportunidad, el antro denominado 'El Catrín' fue clausurado mediante un operativo donde estuvieron presentes elementos de la Marina Armada de México, oficiales de la Policía de Monterrey y empleados municipales del departamento de inspección y vigilancia.

En un principio, uno de los elementos de la Marina explicó que se encontraban buscando armas, ya que recibieron una llamada de manera anónima donde denunciaban a personas armadas en el interior del negocio, sin embargo, con amagos, amenazas y empujones trataron de impedir la labor de los medios de comunicación, quienes fueron desalojados del interior del bar para que no fueran captadas las acciones que realizaban.

Posteriormente, al tratar de buscar la versión de las autoridades municipales, el titular Florentino Rodríguez salió escoltado por personal de la Marina y la Policía, quienes con armas largas amagaron y golpearon a algunos de los reporteros.