ENTREVISTA | POR ISRAEL MORALES

Nicolás Conti Escritor

El autor, quien junto a Diego Basave publicó "El libro chilango", reflexiona sobre el choque intercultural entre DF y NL.

Debate regios vs chilangos es “más por tradición”

“Es difícil dejar Monterrey porque es gente tan cálida y tan graciosa”.
“Es difícil dejar Monterrey porque es gente tan cálida y tan graciosa”. (Especial)

Monterrey

Por parte de Nicolás Conti, el ser chilango no se nace, se hace. Y en el caso de Diego Basave se nace. Ambos se dieron un paseo por aquellos hitos de la urbe defeña, con sus rituales de caos, idiosincrasia y demás metalenguajes que han ido recreando esa patria muy personal que abarca desde manifestaciones, señales de tránsito, claxons, festejos en el Ángel, la piratería, los tiras, las quesadillas cerca del Ajusco, el amor a los Pumas, la lectura, Carlos Monsiváis hasta ese pensar en el DF como el ombligo del mundo.

El manual para reconocerse como el perfecto chilango con sólo responder a: "¿Crees que más allá de las fronteras del DF todo es un rancho?". Conti, ese defeño argentino, y Basave, ese defeño-defeño, lo abordan todo en El libro chilango (Planeta, 2013).

Y el chilango por adopción, o chilango consumado, o "chelango", como dice lo llaman sus conocidos, platica de esta obra y también de ese mito de la rivalidad entre chilangos y regios, todo entre buen humor y carcajadas.

¿Cómo empezaron a trabajar en esta guía chilanga?

De pláticas que tuvimos, el otro autor y yo. Él estaba en un vuelo de Miami al DF, y él vio cómo un cuate se colaba para ir al baño antes que otro señor y dijo: "Ese de seguro es chilango", y lo apuntó. Y después cuando regresó me lo contó. Y en una reunión con amigos lo platicamos y entre todos empezamos a ver qué actitudes tenía el chilango, por ejemplo que le gusta echar la cruda en los restaurantes, le gusta la michelada, le gusta tocar el claxon cuando hay tráfico aunque no sirva de nada. Y pues empezamos más que nada entre fiestas y amigos juntando puntos y cuando vimos que ya teníamos como 40, dijimos: Oye, pues esto está muy divertido, por qué no lo desarrollamos. Y se empezó a conformar el libro y sus apartados.

¿Captaron muy bien ese mundo en cuanto a lenguaje, es decir, no se les fue nada?

De vivir aquí, de estar haciendo una hora al trabajo, y pues estando aquí entre chilangos eso es lo que notábamos, y sólo pusimos lo que veíamos.

Que también hay detrás alguna crítica...

Hay un punto que ser gandalla no es una virtud. Es algo que se debería trabajar. Queríamos reflejar un poco lo que es, y que un chilango cuando lo lea, reflexione y diga que sí puede cambiar ciertas prácticas.

¿Tú eres chilango por adopción?

Y por elección, porque también elegí quedarme aquí.

¿Qué es lo que distingue a los chilangos de los demás, por ejemplo de los tapatíos, de los regiomontanos, de los bonaerenses?

Yo creo que el chilango siente que está en el ombligo del mundo, en la ciudad más grande, donde todo pasa, yo creo que los bonaerenses deben tener algo así también...

Dicen que los argentinos son los chilangos de Latinoamérica.

Exacto. Me lo decían mucho cuando iba allá. Me decían: tú eres doblemente chilango, y eres porteño.

¿De dónde crees que provenga eso?

Creo que de eso, de estar en una ciudad tan grande y más o menos sentir orgullo, hasta de las cosas malas. Incluso hay una parte ahí del libro que se dice "un chilango a mucha honra"... pero por lo menos cuando está en el DF. Si está en Monterrey yo creo que se lo guarda.

Y ya en este tema, ¿qué piensas de ese debate de regiomontanos contra chilangos?

Tengo amigos regios que son increíbles y cada vez que voy a Monterrey me han tratado maravillosamente. Es difícil dejar Monterrey porque es gente tan cálida y tan graciosa, ¡cómo cuentan chistes! Todos son comediantes. Creo que ese debate es más para seguir las tradiciones que en realidad algo que se sienta.

¿Crees en ese mito de que los chilangos tienen más cultura que los regiomontanos por ejemplo?

Creo que nosotros creemos que sí. Pero por supuesto que no. Monterrey es una ciudad hecha y derecha. Que los chilangos digan que es un pueblo es nada más por orgullo chilango, por soberbia chilanga. Pero no es cierto.

¿Qué hace un argentino en el DF?, pero en este caso un argentino chilango... y escribiendo un libro.

Yo vine al DF a los cuatro años por el trabajo de mi papá y nos quedamos porque nos encantó México, no sólo el DF, porque llegando recorrimos la República en coche como turistas. Y pues hice a mis amigos aquí, mi vida, mi trabajo.

¿Qué crees que hizo al DF tan atractivo para vivir, en tu caso, pese a todos sus problemas?

Dos cosas, una, que en Argentina no se dan los aguacates y aquí hay todo el año, y la primera y más importante, la gente, no sólo los del DF, sino los mexicanos son los mejores. A cualquier país que vas y dices que eres mexicano, la gente te sonríe. Bueno, en Estados Unidos no tanto.