Cuota no significa aumento de la gasolina: especialista

Aseguran que el cambio en el precio no representa un nuevo "gasolinazo", pues esto materializa una resolución a la que se había llegado desde 2014, tomando como base la apertura del sector energético.

Monterrey


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]


Hay mucha confusión sobre la cuota fijada en la Ley de Ingresos para la gasolina, ya que no se trata de un nuevo gasolinazo, sino de una cuota fijada como la "máxima" para venta del hidrocarburo, apuntó la investigadora Liliana Estrada.

La especialista de la organización Inteligencia Pública explicó que esta cuota estaba prevista desde el 2014, y es sólo la resolución final de una serie de decisiones que se han tomado a lo largo de los años, sobre todo con la apertura del sector energético en el país.

Esta cuota significa más bien un máximo del precio de la gasolina, que delimitará cómo se manejará la competencia una vez que empiecen a llegar las empresas extranjeras a dar competencia a Petróleos Mexicanos (Pemex).

"Por eso a partir del 2015 sólo se incrementó una vez, y en el caso del 2016 se fijo una tasa fija. Se tiene que estar cobrando el IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios). Puede que este se modifique si, y en caso que se incrementen los precios del petróleo en los mercados internacionales, es cuando podría llegar la gasolina a más de 16 pesos.

"Una vez que se abra la competencia del sector, y que haya más refinerías y todo si podremos acceder a precios más bajos. Y ahí será dependiendo del consumidor que decidirá a quién le comprará el producto. Ahora estamos acostumbrados a pagar un precio más alto, pero podremos entonces decidir a quién comprarle y a qué precio comprarle", apuntó Estrada en entrevista para MILENIO Monterrey.

Ya que actualmente Pemex la única empresa que ofrece gasolina y manda los precios del producto, no hay más opciones de compra, por lo que Estrada recordó que algunas personas optan por obtener gasolina de manera ilegal (con el crimen organizado) o cruzando la frontera (opción que solo tienen quienes habitan cerca de ésta).

Esto significará también mayores ingresos para las arcas públicas mexicanas, mismo que se puede destinar para programas que mejoren la calidad de la gasolina y los procesos actuales para la producción de la misma en el país.

También podría llevar al país a utilizar combustibles menos contaminantes y más amigables con el medio ambiente.

De esta manera, México podría llegar a abrir el mercado automotriz a vehículos de mejor calidad, un sector en el que se encuentra actualmente atrasado por el mismo problema de no utilizar combustible que no esté derivado del petróleo.

"Si nosotros abogamos por un precio más bajo o que regresen los subsidios no estaríamos beneficiando a todos. Porque al final son impuestos y nos cobrarían impuestos a nosotros por no cobrar este impuesto que sólo se le cobra al 10 por ciento de la población. Mejor que recauden y nos dejen de cobrar impuestos a todos", consideró Estrada.

El ordenamiento jurídico

La Ley de Ingresos de la Federación es el ordenamiento jurídico propuesto por el Poder Ejecutivo y aprobado por el Poder Legislativo que contiene los conceptos bajo los cuales se podrán captar los recursos financieros que permitan cubrir los gastos de la Federación durante un ejercicio fiscal.

Tiene vigencia de un año y debe presentarse ante el Congreso de la Unión a más tardar el 8 de septiembre de cada año (a partir de las reformas de 2004). De acuerdo con la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, la Ley de Ingresos será aprobada por la Cámara de Diputados a más tardar el 20 de octubre y por la Cámara de Senadores a más tardar el 31 de octubre.