Cumplen sueños

Anoche Dream Theater arrancó su gira por Latinoamérica en la Arena Monterrey con su tour "Along For The Ride".
El vocalista de la banda, James LaBrie, entregó su alma en el escenario.
El vocalista de la banda, James LaBrie, entregó su alma en el escenario. (Raúl Palacios)

Monterrey

Una noche llena de adrenalina, multimedia, pero sobre todo rock, fue lo que ofreció la noche del jueves la banda neoyorquina Dream Theater, que luego de tres años retornó a la ciudad de Monterrey como parte de gira "Along For The Ride".

Desde la llegada a la Arena Monterrey, el ambiente se percibía de manera especial; un gigantesco telón impedía visualizar el escenario, mientras que en éste se proyectaron algunas imágenes de constelaciones, realizando un viaje especial para todos sus fanáticos.

Fue en punto de las 20:30, cuando las luces del lugar se apagaron, un retumbante grito estremeció el lugar, el momento había llegado, mientras que en el sonido se escuchaba el tema "False awakening suite" cuando una vibrante cuenta regresiva dejó al descubierto la primera gran sorpresa de la noche, una proyección en la que de forma cronológica se fueron sucediendo las portadas de todos y cada uno de los lanzamientos de la banda.

A los acordes de "The enemy inside" la banda integrada por James LaBrie, John Petrucci, John Myung, Jordan Rudess y Mike Mangini comenzó con su recorrido musical, mientras en la mayor parte del público que se encontraba de pie en la parte de cancha de la Arena, alzaban las manos, movían la cabeza y gritaban de emoción al ver a su banda en acción.

Tras la primera ovación, la banda continuó su presentación con temas como "The shattered fortress", "On the backs of angels", en donde se pudo apreciar la notable calidad de sonido propuesta por el quinteto originario de Nueva York, y es que durante toda la actuación la banda sonó muy potente, nítida y sin vicios, lo que permitió a todos los presentes percibir perfectamente todos y cada uno de los matices que encierran sus temas.

"Hola Monterrey ¿cómo están? Estamos muy contentos de estar una vez más en México", fueron las primeras palabras de LaBrie, vocalista de la agrupación, ocasionando la locura entre los presentes.

El espectáculo se complementó con una experiencia visual, ya que la banda supo conjuntar los temas con las imágenes que se transmitían en la pantalla ubicada en la parte trasera del escenario, mientras cada uno de ellos recorría cada centímetro del mismo para tener más contacto con su
público.

El concierto continuó con "Enigma machine", "Along for the ride" y "Breaking all illusions", mientras el vocalista de la agrupación, James LaBrie, reveló que le grupo realizaría un intermedio para tomar fuerzas para la segunda parte. Acción que han realizado desde el inicio de esta gira que ha comenzado por Portugal, España, luego pisaron Estados Unidos y con el concierto en la ciudad de Monterrey arrancaban su tour por Latinoamérica.

La segunda parte comenzó después de 15 minutos para realizar un recorrido por "The mirror", "Lie", "Lifting shadows off a dream", "Scarred", "Space-dye vest" e "Illumination theory".

Tras tres horas de espectáculo y complacer a los fanáticos con temas como "Overture 1928", "Strange déjà vu", "The dance of eternity" y "Finally free", el quinteto se despidió del escenario agradeciendo la entrega del público.