Crece necesidad de aprender mandarín, japonés y coreano

La dinámica empresarial y el impulso de las nuevas tecnologías han hecho que estos idiomas sean de los más demandados para estudiar.
La llegada de Kia Motors impulsó otros negocios dirigidos al sector coreano.
La llegada de Kia Motors impulsó otros negocios dirigidos al sector coreano. (Archivo)

Monterrey

La enseñanza de las lenguas extranjeras en la ciudad mira hacia oriente. El giro económico que ha tomado Nuevo León en la última década ha obligado que idiomas como el mandarín, el japonés y el coreano sean de los más demandados para su estudio.

Desde el Centro de Estudios Asiáticos de la UANL se percibe esta realidad, una situación que ha estado presente en la dinámica comercial y económica de la ciudad desde hace décadas, pero que se ha intensificado con la llegada de empresas como Kia Motors.

A decir de Renato Balderrama Santander, director del Centro de Estudios Asiáticos, se trata de una transformación que no sólo es explícita en lo económico sino que transciende a lo cultural.

Esta transformación está impactando en los planes de estudios de las principales universidades locales, las cuales tienen convenios de colaboración o intercambio académico con sus homólogas asiáticas.

"El interés por aprender los idiomas asiáticos nos puede ayudar a entender los cambios que está teniendo la economía de Nuevo León", refiere Balderrama Santander.

Música, caricaturas y karate

Los cambios también se perciben en el acontecer cultural. No por nada la oferta académica en la enseñanza de lenguas se ha inclinado por idiomas como el mandarín, el japonés y el coreano.

"Los empleados quieren conocer la cultura de la empresa, de sus jefes. Ven una ventaja comparativa y en definitiva con la competencia del mismo gremio", señala Renato Balderrama.

En el Centro de Estudios Asiáticos comienzan cursos el 25 de abril. Los jóvenes que han participado en alguno de los ciclos de enseñanza se apoyan en elementos culturales como la música, el manga o las artes marciales para ayudarse a entender un idioma difícil de dominar.

"La cultura pop, como la música, las telenovelas o los mangas, tiene mucha demanda por los jóvenes. Los que estudian coreano lo hacen por la música, los que quieren conocer el japonés es por el animé y el manga. Mientras los que buscan aprender el animé quieren conocer de la medicina tradicional o las artes marciales", indica.

Ante esta demanda académica la ciudad enfrenta el reto de preparar a más docentes que estén debidamente certificados por la embajada o instituciones culturales de los países asiáticos. La realidad es que no hay maestros suficientes.

"Hay un déficit de maestros certificados, de todos los idiomas ya sea mandarín, japonés o coreano. Es una necesidad real", resalta.

Inversión cultural

La presencia de industria asiática en la entidad se remonta a las primeras empresas japonesas, sumando más de 20 relacionadas con la manufactura y el ámbito eléctrico. La inversión coreana empezó a llegar a la entidad hace 15 años, siendo la más reciente las plantas chinas, como la que llegará al proyecto del Interpuerto.

La relación económica se trasmina al ámbito cultural. Con la entrada de la empresa automotriz Kia Motors, la llegada de población mayor a ocho mil coreanos al municipio de Pesquería, cifra que se espera aumentar una vez que la armadora entre en operaciones por completo.

En ciertos sectores de redes sociales se ha visto a este arribo migratorio como una amenaza, situación que no debe de percibirse de esta manera, afirma Balderrama.

"La gente lo ve como cierta amenaza la llegada de la población coreana, pero creo que debe de verse como una oportunidad de negocio, porque al final son empleos que se abren para la ciudad", refiere.