Costo por deuda sería de 4 mil 400 mdp al año

Según el plazo, su incremento podría ir del 7.5 al 10%, de acuerdo al Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).
En octubre se aplicó la autorización del Congreso para adquirir otro compromiso por 2 mil 500 mdp.
En octubre se aplicó la autorización del Congreso para adquirir otro compromiso por 2 mil 500 mdp. (Carlos Rangel)

Monterrey

El servicio de la deuda de Nuevo León en el siguiente año podría alcanzar 4 mil 400 millones de pesos aproximadamente, aunque esto dependerá de los intereses y plazos a los que se contraten los nuevos pasivos, estimó Carlos González Barragán, director ejecutivo del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

González precisó que este monto que podría alcanzar el servicio de la deuda se incluyen los Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores (ADEFAS), y de contratar un financiamiento adicional podría elevar el servicio de deuda a 7 por ciento del presupuesto anual del estado.

"Dependiendo del plazo el incremento podría ir de entre el 7.5 por ciento y 10 por ciento para llegar a 4 mil 400 millones de pesos aproximadamente. Un financiamiento adicional inevitablemente que incrementa el servicio de deuda podría llegar al 7 por ciento del presupuesto anual del estado", señaló.

Por su parte, Daniela Brandazza analista de la agencia Standard and Poor's, mencionó que en el siguiente año, el servicio de la deuda de Nuevo León podría rondar en los 3 mil 500 millones de pesos, cantidad en la que no está considerada la nueva contratación de deuda, por casi 2 mil 500 millones de pesos.

"Es lo que por Ley el estado puede solicitar por endeudamiento, lo que nosotros estamos monitoreando es cómo va a ser utilizado este nuevo financiamiento, y si esto va a servir para disminuir gradualmente el pasivo que tienen con proveedores en los próximos meses", dijo la experta.

Respecto al incremento que este monto de pasivos podría causar al servicio de la deuda, indicó que no esperan un aumento significativo; sin embargo, dependerá de los términos en que sea contratada.

Señaló que el estado actualmente tiene un nivel de deuda elevado, con casi 100 por ciento de las participaciones federales comprometidas para el fideicomiso con el que se paga la deuda.

Uno de los puntos importantes es cómo será la política de necesidad de financiamiento (o deuda) de corto plazo. Según el reporte financiero del tercer trimestre de este año, Nuevo León concentra una deuda de corto plazo por 250 millones de pesos, y que de acuerdo con S&P prevén que en este mes ya lo liquiden.

Confirman operación

Aunque su contratación fue anunciada para noviembre, la Secretaría de Finanzas confirmó ayer que desde el 18 de octubre ejerció la autorización del Congreso local para adquirir nueva deuda por 2 mil 500 millones de pesos, que representa 4 por ciento del presupuesto global para el presente año.

En rueda de prensa, Rodolfo Gómez Acosta, titular de la dependencia, explicó que esta operación se hizo de la mano con el refinanciamiento de mil 157 millones de pesos, lo que deja a la deuda bancaria de largo plazo en la misma estructura financiera y, de paso, disminuyó la sobre tasa ponderada a 2.225 por ciento.

Ambas maniobras comprometerán los ingresos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) por un plazo de 23 años, detalló el funcionario durante la presentación realizada en Palacio de Gobierno.

Con el nuevo refinanciamiento, el monto de la deuda con mejores condiciones se incrementa a poco más de 36 mil millones de pesos. Por ello, Gómez Acosta aseveró que el estado recurrirá a los refinanciamientos cuantas veces sea necesario.

"Vamos a seguir refinanciando la deuda en las mejores condiciones posibles para el estado. En la medida que se presenten mejores condiciones, vamos a salir al mercado a atacarlas. ¿Por qué? Porque nos está generando resultados positivos", sentenció.

Ante tal escenario, el secretario de Finanzas aseguró que las calificadoras perciben una mejora en las condiciones de la entidad, y destacó que muestra de ello es la mejora en la sobre tasa ponderada al término del refinanciamiento inicial, por más de 33 mil millones de pesos, que pasó de 2.387 a 2.280 por ciento.