Consumo de carne, en riesgo de disminuir

Eladio González Peraza, presidente de la Asociación de Engordadores de Ganado Bovino del Noreste, detalló que tan sólo en Nuevo León el consumo per cápita de carne es de 29 kilogramos, superior a ...
Eladio González Peraza.
Eladio González Peraza. (Carlos Rangel)

Monterrey

Dado que la reforma fiscal podría afectar el poder adquisitivo de las familias de clase media, el consumo per cápita de carne también está en riesgo de disminuir y afectar la recuperación que apenas comienza a tener el sector, coincidieron empresarios productores y engordadores de ganado.

Eladio González Peraza, presidente de la Asociación de Engordadores de Ganado Bovino del Noreste, detalló que tan sólo en Nuevo León el consumo per cápita de carne es de 29 kilogramos, superior a la media nacional de 17 kilos al año.

“La reforma fiscal, además de tener su focalización en uno de los componentes del régimen simplificado, los estratos se van a ver afectados en sus ingresos y por consiguiente en una afectación en el consumo, además se está quitando una fuente de proteína muy importante”, mencionó en entrevista, dentro del marco del segundo Foro Internacional de Negocios Bovinos, inaugurado ayer.

El empresario no precisó en qué proporción podría afectarse el consumo de carne, pero dentro de la canasta básica la carne es de los alimentos más vulnerables para dejar de adquirir.

Comentó que aunado a esta disminución, el precio del becerro para engorda ha aumentado, al pasar de 20 pesos por kilogramo a unos 33 pesos aproximadamente

En Nuevo León hay aproximadamente unos 40 engordadores de ganado bovino, que trabajan con unas 180 mil cabezas aproximadamente.

Roberto Zambrano Gaytán, director general de la empresa Rancho el 17 (con 20 años en el mercado), coincidió que prevén una disminución en el mercado, actualmente esta compañía vende cortes finos de carne de res.

Adrián de la Garza Tijerina, presidente de la Unión Ganadera Regional de Nuevo León, advirtió que la reforma fiscal no sólo afectaría el consumo de carne, sino también la producción por el efecto en cadena que se espera por la gravación en el uso de pesticidas si se elimina la simplificación fiscal para las micro empresas.

“Puede afectar la producción de carne porque las empresas tienen un régimen especial y van a estar imposibilitados porque van a requerir de un contador (más gastos), además del aumento en ISR (…) habrá incremento en granos y productos que se consumen para el ganado”.

El representante de este gremio, dijo que apenas comienza a recuperarse de la disminución en su hato ganadero por la sequía, aunque esta podría tardar unos 6 años aproximadamente.