Constructores esperan etapa de crecimiento

Las regiones Norte, Centro y Bajío serán las que mayores ingresos captarán, según apreciaciones de especialistas.
Con un panorama despejado se estiman inversiones por unos 25 mil millones de dólares.
Con un panorama despejado se estiman inversiones por unos 25 mil millones de dólares. (Archivo)

Monterrey

Luego de venir de una caída de 4.5 por ciento en el 2013 y sumando cinco trimestres consecutivos en números rojos, la industria de la construcción registrará en este año un crecimiento de 4 por ciento, impulsada principalmente por proyectos carreteros, trenes, acueductos, plantas de autopartes, automotrices, un sinnúmero de parques industriales, oficinas y la probable construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

Las regiones Norte, Centro y Bajío serán las que mayores inversiones captarán, según estimaciones de especialistas de Bimsa Reports y Deloitte.

Aunque para Nuevo León, la mayor obra que se edificará en este año será el acueducto, se esperan una lluvia de inversiones más en naves industriales, oficinas a fin de dar cabida al arribo de empresas interesadas en proyectos energéticos.

Roberto Velasco, socio líder de la industria de la construcción de la firma Deloitte, dijo que aun cuando se espera que la mayor derrama económica por concepto de la reforma energética se refleje en la primera mitad del 2015, en este año se empezará a notar sobre todo en Nuevo León.

Añadió que también se contempla la construcción del acueducto Monterrey, con una inversión de 1.4 millones de dólares.

No obstante, señaló que de estos planes que se tienen contemplados realizar en este año, en el primer trimestre del año, la industria de la construcción saldrá tablas, es decir, con debilidad en la actividad.

Velasco adjudica esta situación a que a la economía mexicana le está costando trabajo salir adelante y reactivarse. "Yo creo que será hasta el segundo semestre cuando empiece la actividad de una manera más fuerte".

En tanto, analistas de Bimsa Reports consideran que los retos y expectativas de crecimiento de la industria de la construcción giran más en torno a la recuperación de la vivienda y de las obras de infraestructura.

Y añaden que si bien la perspectiva en general es halagüeña, los empresarios del ramo son pesimistas en sus expectativas, sobre todo, que dicha reactivación tendrá como efecto multiplicador de beneficio más para las grandes constructoras nacionales y extranjeras que para las Pymes.

Roberto Velasco, analista de Deloitte, dijo que el 2013, el gobierno federal retuvo el gasto además muchas de las licitaciones no salieron por poca claridad en las reglas. Ahora, el gobierno ya se está poniendo las pilas dado que el año pasado no se creció.