“Consolidar los espacios y la verticalidad”

La merma en la calidad de vida por un desarrollo sin orden, razón para cambiar reglas para subsidiar vivienda popular, dice Nazario Pineda, delegado de la Sedatu en Nuevo León. 
El funcionario explicó los ajustes.
El funcionario explicó los ajustes. (Daniela Mendoza)

Juárez

El crecimiento explosivo de la mancha urbana con fraccionamientos de miles de viviendas ha provocado el abandono del patrimonio familiar, una merma en la calidad de vida de sus habitantes y una carga económica importante para los municipios suburbanos y metropolitanos, que no se dan abasto en la procuración de servicios básicos.

Nazario Pineda, delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano en Nuevo León (Sedatu), señala que éstos fueron los detonantes para modificar las reglas de entrega de subsidios para la vivienda popular.

A partir de febrero de 2013, las reglas para subsidiar vivienda popular cambiaron. Se estableció un perímetro de desarrollo, fuera del cual no se privilegiará la construcción de casas habitación, para impedir que la gente vaya a vivir a lugares alejados de los satisfactores esenciales: empleo, salud y educación.

La idea es consolidar polos de desarrollo ya existentes y evitar el crecimiento de la mancha urbana, dejando a la gente aislada de productos, servicios y centros laborales.

¿Cómo funcionará el sistema de subsidios con las nuevas reglas?

Se va privilegiar la ubicación de estas casas, que estén cercanas a los centros poblacionales que ya tienen toda la infraestructura de servicios; donde haya un desarrollo y fuentes de empleo, éste es el ancla. El objetivo es consolidar las áreas urbanas con este subsidio para que la gente no carezca de estos satisfactores, que tenga comercio, empleo, educación y transporte público cercano.

Los polos de desarrollo aislados, ¿también tendrán subsidios?

Algunas zonas que no reúnen todas las condiciones tienen como ancla principal el empleo, vamos a considerar subsidio, aunque menor. Estamos buscando también escuelas, rutas de transporte urbano y centros de salud. Algunos espacios pueden mejorar conforme vayan creciendo, evolucionan y cambian de calificación y el subsidio aumenta.

¿Para qué establecer un perímetro de construcción?

Es el crecimiento desordenado, se venía llevando un sistema de producción masiva de vivienda, que no busquemos culpables, pero fueron criterios distintos a los de la actual administración.

Delimitamos zonas porque éstas son las que tienen todos los satisfactores para la población, consolidar las zonas urbanas y evitar crecimientos muy lejanos.

¿Y las viviendas abandonadas?

Se habla de 5 millones de viviendas abandonadas en el país, hace poco tiempo que nos dieron a conocer este número y eso hay que abatirlo porque esas viviendas generan inseguridad y un costo excesivo a los municipios, no les alcanza para dotar de servicios, seguridad y todos los servicios a los que está obligado el municipio.

Si los espacios para construcción están lejos, ¿cuál es la solución?

Se está buscando consolidar los espacios y la verticalidad, el crecimiento vertical puede ser una solución.

Por ejemplo, el centro de Monterrey, y hay otros proyectos de apoyo como parte del subsidio, por adquirir vivienda se da un subsidio de hasta 20 mil pesos por uso de suelo a los constructores. Es un proyecto piloto que aún se analiza, al centro la tierra es más cara, por eso vamos a dar un beneficio al beneficiario.