Consolidar el cambio de México constituye el actual desafío: Ivonne

La candidata a la gubernatura de Nuevo León de la Alianza por tu Seguridad, habló a nombre de los aspirantes; ahí resaltó la importancia de realizar un arduo trabajo que sea cercano a la gente.

Monterrey

A nivel nacional, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) también celebró ayer el 86 aniversario de su fundación, donde se destacó la unidad que ha caracterizado al partido para la transformación de México.

La conmemoración se desarrolló en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), en la Ciudad de México, donde rindieron protesta los candidatos a diputados federales de todo el país.

Ivonne Álvarez García, candidata a la gubernatura de Nuevo León de la Alianza por tu Seguridad, habló a nombre de los aspirantes; ahí resaltó la importancia de realizar un arduo trabajo que sea cercano a la gente.

"Somos el partido de las mayorías; el de las grandes reformas e instituciones; el de la verdadera justicia social y lo somos, porque ningún otro partido ha sabido interpretar, defender y responder, lo que quieren y merecen todos los mexicanos", expresó la candidata.

Destacó las reformas estructurales que ha impulsado el presidente Enrique Peña Nieto para sacar a México del estancamiento en que se encontraba.

"Sólo el PRI, a lo largo de casi un siglo de historia, ha sumado las voluntades, hoy estamos ante el desafío de consolidar la transformación de México", concluyó.

El evento fue encabezado por César Camacho Rincón, dirigente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, así como por Ivonne Ortega Pacheco, secretaria general del PRI, dirigentes estatales del tricolor e integrantes de las diferentes estructuras.

Como parte de los antecedentes del instituto político, el PRI, considerado el partido político más antiguo de México, nacido en 1929 como Partido Nacional Revolucionario (PNR) como un instituto de fuerzas políticas distintas pero afines, provenientes del movimiento de 1910. Así fue la institución más poderosa para la competencia política, y el lugar adecuado para diseñar los primeros acuerdos y prácticas en la lucha por el poder público, además de auspiciar relevos de gobierno por medio de elecciones y en condiciones de estabilidad social.

En 1938 cambió su nombre a Partido de la Revolución Mexicana (PRM), y en 1946 se consolidó como Partido Revolucionario Institucional (PRI).