Respeto entre órgano electoral y partidos es clave: De la Peña

El primer presidente de la Comisión Estatal consideró algo positivo la delimitación de obligaciones del organismo.
Ramón de la Peña Manrique.
Ramón de la Peña Manrique. (Carlos Vargas)

Monterrey

Ramón de la Peña Manrique, quien fuera el primer presidente de la Comisión Estatal Electoral de Nuevo León (CEE), avaló que los Organismos Públicos Electorales (OPLE) ya no tengan la responsabilidad de ejecutar sanciones a los partidos políticos.

En entrevista para MILENIO Monterrey, el ex rector del Tec campus Monterrey y actual rector del Centro de Estudios Universitarios (CEU), indicó que desde un principio la CEE sólo debió encargarse de organizar las elecciones, ya que las sanciones por irregularidades contra los partidos ocasionaban fricciones, lo que rompía con la armonía del proceso electoral.

"Esa dicotomía comenzó a generar fricciones entre los partidos políticos, porque por un lado soy el juez, por otro lado soy el que coordina la operación de las elecciones en donde necesito tu apoyo.

"Desde entonces les sugería que se dividiera la función, que si había algún reclamo que lo viera el Tribunal Estatal Electoral, que tomara una decisión de si castigaba a un partido político, candidato o ciudadano, que la Comisión Estatal Electoral tuviera el compromiso de sacar adelante las elecciones, punto".

Considera que el respeto entre la comisión los partidos políticos es clave, por lo que aplaude el traslado de esa responsabilidad en la nueva conformación.

"Cómo puedo promover eso si por un lado te castigo y por otro lado te pido tu apoyo, y esa dicotomía era la que a veces creaba conflictos".

Con respecto al panorama que generó la creación del Instituto Nacional Electoral (INE), De la Peña Manrique aplaudió las modificaciones operacionales.

Para él, dijo, se trataba de una dualidad innecesaria que en el proceso electoral estuvieran trabajando en el mismo lugar personal de la CEE y del Instituto Federal Electoral cuando se elegían representantes para puestos federales y locales.

Sin embargo, el ex presidente de la CEE critica la centralización electoral en el país, la cual se ha extendido en varias áreas, y esta medida la ve como una manera de minimizar las fuerzas políticas en el estado.

"A parte pienso que puede ser debido a la desconfianza que se tiene en el proceso de toma de decisiones para sacar las cosa adelante, para buscar eliminar la influencia de fuerzas locales, fuerzas estatales, en el proceso electoral; y además con una fiscalización centralizada; además ahora en las candidaturas independientes se les va a complicar mucho más el sistema.

"Mi reflexión es que como se ve como una estrategia de centralizar, a la hora de centralizar tu quitas ese proceso de toma decisiones de los demás, y es porque en cierto modo perdiste la confianza o tú quieres tener el control de todo, pero quien tiene el control es la gente que vota".