Conocer una lengua indígena, un motivo de orgullo, dice estudiante

Las clases las imparte Rosa Cruz Martínez, quien colabora en el Departamento de Educación Indígena de la Secretaría de Educación.
Sergio Aguilar (izquierda, abajo), uno de los alumnos.
Sergio Aguilar (izquierda, abajo), uno de los alumnos. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Para Sergio Aguilar, conocer una lengua indígena es un acto de orgullo. Considerada como el segundo idioma de México, la enseñanza del náhuatl poco a poco toma mayor relevancia en la ciudad.

Su aprendizaje es complejo por más que algunas variantes permanecen en algunas palabras de uso cotidiano como mecate, papalote o elote.

Los miércoles por la tarde lleva su clase en el espacio Árbol de Todas las Raíces, ubicado en el centro de Monterrey, y que desde hace siete años ofrece la enseñanza de esta lengua indígena.

Las clases las imparte Rosa Cruz Martínez, quien colabora en el Departamento de Educación Indígena de la Secretaría de Educación.

Transmitir el conocimiento de la lengua náhuatl obedece a una acción de preservación de una identidad a través de la lengua.

"Las personas me preguntan que para qué el náhuatl si no lo voy a utilizar en el trabajo, pero no sólo es por trabajo, sino que lo aprendo para conocer la cultura, es para mí un orgullo", mencionó Sergio Aguilar.

Sergio trabaja en una compañía distribuidora de acero inoxidable. Sus estudios del náhuatl comienzan de cero, pues comenta que antes no conocía bien el idioma.

Además, comenta que en la ciudad es difícil encontrar opciones donde se puedan tomar clases para aprender alguna de las 62 variantes lingüísticas con las que cuenta el país.

"Es difícil encontrar un lugar donde te enseñen el náhuatl, vi un reportaje donde se hablaba de la presencia indígena en el estado y después de andar buscando un tiempo encontré aquí esta escuela", menciona.

Cambio en mentalidad

Poco a poco se va cambiando la percepción hacia aquellos niños que no hablan el español, como su primer idioma, en las escuelas públicas pero sí una lengua indígena.

Rosa Cruz Martínez expresa que la enseñanza de las lenguas indígenas en las escuelas públicas avanza, habiendo más respeto hacia los niños que cuentan con una cultura diferente.

"Se va viendo un poco más de respeto en las escuelas hacia quienes hablan una lengua indígena", explica la maestra, quien imparte sus clases en escuelas de San Pedro, Santa Catarina y en la colonia Independencia.

Sin embargo, aún falta un mayor número de maestros para impartir clases no sólo de náhuatl, tének o mixteco, por citar algunas.

"Faltan personas que se atrevan a compartir lo que saben, porque somos poquitos y nos falta quién enseñe el zapoteco, el mixteco o el mazahua. Todas esas comunidades están aquí pero cómo hacerle para ayudarles a difundir su lengua, aún falta mucho por hacer", opinó.

En Nuevo León, hay presencia de 56 de las 62 variantes lingüísticas indígenas que existen en todo el país.

A partir de la década de los 70, con la migración, comenzaron a llegar miles de personas de diferentes etnias provenientes de Veracruz, San Luis Potosí, Tamaulipas, Oaxaca e Hidalgo.